Crece la actividad económica y los empresarios recuperan la confianza

Muchos aseguran que ya no advierten una recesión y que sus negocios dejaron de perder ventas o incluso las aumentaron en los últimos meses. Hay, además, mejores perspectivas a futuro
La pre­mi­sa po­dría de­cir que el cam­bio de cli­ma ge­ne­ra una mo­di­fi­ca­ción in­me­dia­ta en los es­ta­dos de áni­mo de los hom­bres de ne­go­cios. Y pa­ra jus­ti­fi­car­la po­drían to­mar co­mo ejem­plo lo que ocu­rre ac­tual­men­te en Río Cuar­to y la re­gión.

Es que la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra y los re­gis­tros ca­da vez más fre­cuen­tes de llu­vias co­men­za­ron a dis­pa­rar de­ci­sio­nes em­pre­sa­rias: pri­me­ro en las ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das al cam­po, y lue­go si­guien­do a mo­do de es­pi­ral el efec­to se es­par­ció por el res­to de los sec­to­res.

De acuer­do a un in­for­me de la Fun­da­ción Ege so­bre ex­pec­ta­ti­vas em­pre­sa­rias, los re­sul­ta­dos afir­man que por cuar­to mes con­se­cu­ti­vo hay una me­jo­ra en el cli­ma de ne­go­cios.

"Va­le des­ta­car que es­te cam­bio de ten­den­cia es pro­duc­to de las llu­vias que han ve­ni­do a po­ner un po­co de op­ti­mis­mo a los ali­caí­dos áni­mos em­pre­sa­ria­les, a par­tir del co­mien­zo de la nue­va cam­pa­ña agrí­co­la, la que ha ge­ne­ra­do la reac­ti­va­ción de las ven­tas aso­cia­das a ese sec­tor que ter­mi­nan be­ne­fi­cian­do in­di­rec­ta­men­te a to­dos los sec­to­res de la eco­no­mía re­gio­nal a par­tir de la reac­ti­va­ción del cir­cui­to de pa­gos. Tam­bién, la re­cu­pe­ra­ción de al­gu­nas po­si­bi­li­da­des de fi­nan­cia­mien­to pa­ra par­ti­cu­la­res, la quie­tud de los pre­cios y el me­jor con­tex­to in­ter­na­cio­nal, han con­tri­bui­do de ma­ne­ra im­por­tan­te", se­ña­la el in­for­me.

Es que en me­nos de seis me­ses, los em­pre­sa­rios re­gio­na­les pa­sa­ron de es­tar ca­si en ple­no boom -a fi­na­les del pri­mer tri­mes­tre del año pa­sa­do- a una caí­da ver­ti­gi­no­sa. No só­lo por la cri­sis in­ter­na­cio­nal si­no ade­más por la cri­sis in­ter­na. "En­tre los pro­ble­mas con los cua­les han de­bi­do li­diar los em­pre­sa­rios se des­ta­ca la dra­má­ti­ca re­duc­ción de las ven­tas, la dis­mi­nu­ción de la ren­ta­bi­li­dad, au­men­to de cos­tos sa­la­ria­les y de in­su­mos, cor­tes y de­mo­ras en las ca­de­nas de pa­go, y un con­tex­to in­ter­no en el que no se sa­be qué pue­de su­ce­der ma­ña­na, lo que im­pi­de la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía pa­ra re­du­cir cos­tos, nue­vas in­ver­sio­nes pa­ra cap­tar mer­ca­dos per­di­dos, e im­pli­ca re­cor­te de per­so­nal", re­mar­ca el es­tu­dio de la Fun­da­ción Ege.

Lo cier­to es que aho­ra, a un año y me­dio del co­mien­zo del con­flic­to agro­pe­cua­rio, el cli­ma cam­bió. "Los em­pre­sa­rios de Río Cuar­to y su re­gión de in­fluen­cia ha­cia el mes de sep­tiem­bre de 2009, in­di­can una me­jo­ra en sus ex­pec­ta­ti­vas por cuar­to mes con­se­cu­ti­vo no só­lo en cuan­to a có­mo ven la si­tua­ción ac­tual de la eco­no­mía re­gio­nal en ge­ne­ral, si­no tam­bién en có­mo es­pe­ran que evo­lu­cio­ne la mis­ma pa­ra los pró­xi­mos tres me­ses", ex­pli­ca el in­for­me.

Se­gún des­ta­ca el mis­mo es­tu­dio, to­das las ac­ti­vi­da­des han em­pren­di­do es­te pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción. En tér­mi­nos sim­ples se po­dría de­cir que da­do el pi­so al que lle­gó ca­da una en par­ti­cu­lar, ha­cia el mes de sep­tiem­bre la que más se ha re­cu­pe­ra­do ha si­do la de los ser­vi­cios, se­gui­da por in­dus­tria, co­mer­cio y por úl­ti­mo cons­truc­ción.

Un me­jor fu­tu­ro

Res­pec­to de lo es­pe­ra­do pa­ra los pró­xi­mos me­ses, en to­dos los sec­to­res se ob­ser­va que ca­da vez más em­pre­sa­rios es­pe­ran ver au­men­tar su ni­vel de ac­ti­vi­dad, sin em­bar­go hay una pre­sen­cia im­por­tan­te aún de quie­nes creen que su ac­ti­vi­dad se re­du­ci­rá en el cor­to pla­zo.

"En es­te sen­ti­do, se pue­de afir­mar que si bien el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción ha co­men­za­do, y se ha em­pe­za­do a uti­li­zar de a po­co la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da que du­ran­te el úl­ti­mo tiem­po las em­pre­sas lo­ca­les y re­gio­na­les es­tu­vie­ron uti­li­zan­do a me­dia má­qui­na, el ac­tual con­tex­to no per­mi­te afir­mar que en el cuar­to tri­mes­tre del año o pri­me­ro del pró­xi­mo es­te pro­ce­so se afian­ce y las em­pre­sas pue­dan re­cu­pe­rar lo per­di­do en la cri­sis. Tam­po­co per­mi­te rea­li­zar in­ver­sio­nes, ya que las ta­sas de fi­nan­cia­mien­to son ele­va­das y aun­que sean fi­jas y/o en pe­sos, re­pre­sen­tan un al­to ries­go pa­ra un em­pre­sa­rio que de­be ajus­tar sus es­tra­te­gias pro­duc­ti­vas a con­si­de­ra­ción de las me­di­das de po­lí­ti­ca dis­cre­cio­na­les e ines­pe­ra­das", in­di­có Ege. Y agre­gó: "De es­ta ma­ne­ra, el em­pre­sa­ria­do lo­cal y re­gio­nal ha co­men­za­do a tran­si­tar la cues­ta de la re­cu­pe­ra­ción, que lle­gue una vez más a la ci­ma de­pen­de­rá de que pue­da con­ti­nuar sor­tean­do las pie­dras del ca­mi­no y so­por­tan­do las que lle­va en el za­pa­to­".

Comentá la nota