Crearían impuesto a la carga y descarga en los puertos

El gobierno bonaerense termina de darle forma a un paquete de incrementos tributarios para mejorar la recaudación. Entre las medidas analizadas figura aumentar el impuesto inmobiliario rural y para viviendas valuadas en más de 250 mil pesos.

El Gobierno bonaerense prepara un nuevo paquete fiscal que podría entrar en vigencia a partir del año que viene. Se trata de medidas que incluyen nuevos gravámenes a la carga y descarga en los puertos de la provincia y a la transferencia de bienes, como herencias y donaciones; una modificación para mejorar la recaudación producto de las ventas de autos usados, y un aumento en el impuesto inmobiliario para unas 120 mil propiedades de alta valuación.

Las medidas que fueron elaboradas por Rafael Perelmiter, el director de la agencia recaudadora ARBA y ex ministro de Economía del gobernador Daniel Scioli -además de su contador personal hasta que se incorporó a la función pública-, serán analizadas en los próximos días donde también se afinarán los últimos números.

De encontrar asidero político, el paquete será enviado a la Legislatura bonaerense a principios de octubre, con la intención de incorporarlo al proyecto del presupuesto 2010 que el gobierno quiere aprobar antes del recambio legislativo de diciembre.

Se prevé que en ese lapso podrían surgir reticencias por parte de los sectores afectados, como los transportistas y estibadores que operan en los 14 puertos del territorio bonaerense, entre ellos el de Mar del Plata. A cambio, el gobernador Scioli prometería, entre otras medidas, obras "para mejorar la logística y el transporte".

La creación del impuesto a la carga y descarga de mercaderías y granos en los puertos marítimos y fluviales bonaerenses consistirá en ejercer mayor presión sobre la importación que sobre la exportación. Este tributo sería efectivo para el fisco ya que son pocos contribuyentes que posibilitan una vasta recaudación propia.

Desde ARBA no quisieron dar precisiones sobre el monto de las alícuotas a aplicar, pero estimarían una recaudación cercana a los 750 millones de pesos anuales. En la provincia los nueve puertos de administración privada y cinco del Estado, mueven entre 50 y 70 millones de toneladas por año. Sobre este punto, Rafael Perelmiter cree que el trigo debería pagar menos.

Desde el Ejecutivo bonaerense admitieron que los cambios en el Código Fiscal no vienen a resolver los problemas estructurales de la caja provincial. En cambio, prefirieron presentar el proyecto como un avance en la orientación del sistema "hacia un marco de equidad social" y para "corregir normas desactualizadas".

Los impuestos aplicados a la comercialización de automóviles usados tendrán una modificación que en un principio no impactarían al bolsillo, sino a los evasores. Actualmente se debe pagar el 1,5% en concepto de Ingresos Brutos por la comercialización, pero en este ítem la ARBA registra una evasión que ronda el 80%. La idea es que ese porcentaje se aplique como impuesto a los Sellos, que se paga la momento de realizarse la transferencia de titularidad. El agente de retención sería el Registro Automotor.

También en este rubro los marplatenses estarían entre los -potenciales- más afectados, ya que este distrito registra uno de los mayores índices de transferencias de vehículos usados, tanto en agencias como en transacciones particulares.

Además habrá una suba para los inmuebles rurales más caros, que apunta a "corregir una inequidad que permite la ley", según dijo Perelmiter. Sólo pagan el impuesto inmobiliario las estancias que tienen una valuación fiscal mayor al 10% de la valuación fiscal del campo en el que están construidas. Así, por ejemplo, mientras una construcción de 1.800 metros cuadrados en Pilar paga 19 mil pesos; una estancia de 2 mil metros cuadrados en el interior sólo tiene que pagar pocos más de 2 mil pesos.

En las zonas urbanas, unos 120 mil contribuyentes recibirán también un aumento por casas cuyo valor fiscal superan los 250 mil pesos.

Esta es la segunda avanzada de una reestructuración que comenzó el año pasado y se extenderá por tres años más. El Gobierno provincial busca reparar distorsiones entre diferentes distritos que hacen que propiedades de similares características tuvieran distinta obligación. En 2010, afectará al 3% del total de los inmuebles registrados en la Provincia.

Fondo educativo

Para el año que viene también entraría en vigencia "el impuesto a la transmisión gratuita de bienes", donde el total del monto recaudado será destinado al Fondo Provincial de Educación.

Alcanzará a "todo aumento de riqueza a título gratuito", es decir herencias, legados, donaciones, renuncias de derechos, enajenaciones y aportes o transferencias a sociedades que impliquen montos "muy altos". Podrían fijarse a partir del millón de pesos con una alícuota del 5%. "Se fijará un mínimo imponible alto, porque no nos interesa alcanzar a la clase media", señalo el director del ARBA.

La creación del impuesto está vigente desde 1995 por la Ley provincial de Educación, que la reforma hecha en 2007 mantuvo en su artículo 183. Un tributo similar existió en la Nación hasta 1976, cuando fue derogado por el ministro de Economía de la dictadura José Alfredo Martínez de Hoz.

Comentá la nota