Crearán una empresa estatal para la represa Chihuido I

La firma se encargará de coordinar la ejecución de la obra. La apertura de las ofertas técnicas y económicas de los inversores se pospuso para el 11 de junio.

La ANSES ya dio el visto bueno para financiar la obra. Las empresas deberán presentar al menos un 30 por ciento de financiación propia.

El Gobierno de la provincia creará una empresa que se dedicará a coordinar la ejecución del proyecto multipropósito Chihuido I. Resta que el gobernador Jorge Sapag firme el decreto para que Neuquén tenga su firma hidroeléctrica.

Así lo informó informó Elías Sapag, coordinador del proyecto, quien dijo que la apertura con las ofertas técnicas y financieras para construir la represa fue postergada hasta el 11 de junio para que las empresas interesadas puedan terminar de elaborar sus propuestas.

Además el coordinador de Chihuido, señaló que la ANSES ya dio el visto bueno para financiar la obra, aunque resta ultimar la forma en que lo hará.

Las empresas deberán presentar al menos un 30 por ciento de financiación propia, y el resto será aportado por la administradora de las jubilaciones.

Según Elías Sapag, la empresa que correrá con ventaja es la que presente mayor porcentaje de financiación propia.

El apoyo de la ANSES surgió luego de que los inversores, ante la crisis financiera internacional, reclamaran mayores garantías que el respaldo del Tesoro Nacional y el contrato de venta de la energía a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico S.A. (Cammesa).

El precio de la energía

Además, se espera que el precio de la electricidad que genere Chihuido I se ubique por encima de los 90 dólares el Mw/hora, ya que estará encuadrada en el Programa Energía Plus.

Mientras que la empresa que demande menor asistencia financiera por parte del Estado nacional tendrá mayores posibilidades de adjudicarse la obra.

Cinco consorcios de empresas manifestaron interés en la apertura de sobres del pasado 6 de octubre. Ellas son las uniones IECSA, Pampa Energía SA y Camargo Correa SA; Electroingeniería SA, Constructora OAS LTD e Hidrocuyo SA; Benito Roggio SA; Corsan Covian SA, Esuco SA y Duke Energy SA; Industria Metalúrgica Pescarmona Saicyf -IMPSA- y José Cartelone Construcciones Civiles SA y Odebrecht SA.

El complejo hidroeléctrico Chihuido I estará emplazado en el tramo medio del río Neuquén, a una distancia de 5,5 kilómetros de la confluencia con el Agrio.

La obra demandará una inversión de alrededor de mil millones de dólares, aunque los inversores pueden presentar ofertas más altas. Servirá para controlar y contener las crecidas del río Neuquén; para la provisión de agua para consumo, riego y uso industrial de las poblaciones situadas aguas abajo; y para la generación de energía eléctrica.

Más energía y seguridad

Neuquén > La represa Chihuido I tendrá una característica que la diferenciará de las cinco que tiene Neuquén: será la única con un túnel de descarga que permitirá sacar toda el agua de la presa. Esa determinación fue tomada por los técnicos para garantizar el riego y el agua potable de las poblaciones.

Según el proyecto presentado por la Provincia el año pasado, Chihuido I generará 600 MW de electricidad, 150 más que la única hidroeléctrica que tiene el río Neuquén hoy, Planicie Banderita, pero fundamentalmente regulará el cauce hídrico en su tramo medio.

La obra cobra relevancia ante las devastadoras crecidas que se sufrieron en 2006 y el año pasado. Con esa represa se piensan evitar las pérdidas millonarias que causan las crecidas solamente entre el tramo que va desde Portezuelo Grande hasta el dique Ballester.

Además, la represa protegerá el diseño del complejo Cerros Colorados, que es el primer freno que actúa durante las inundaciones y que evita desastres mayores en el Alto Valle.

Chihuido I tendrá 5 franjas de operación, una más que las represas actuales.

De todas formas, las empresas interesadas pueden presentar proyectos con algunas diferencias técnicas y económicas.

La constructora que resulte adjudicada tendrá la concesión de la hidroeléctrica por 15 ó 20 años y luego quedará en manos de la Provincia.

Entre los incentivos para recuperar la inversión se encuentran la venta de la electricidad generada en el contexto del plan Energía Plus, beneficios fiscales, el respaldo del Tesoro Nacional y la financiación de la ANSES.

Comentá la nota