Crean siete nuevas universidades en el Conurbano

Los intendentes K cosecharon el apoyo del Congreso para sus proyectos. No sólo buscan mejorar la educación, sino manejar más presupuesto y fortalecer su estructura política.
Los que se oponen, hablan de "clientelismo académico". Quienes están a favor, dicen que no se puede "negar la posibilidad de que más gente pueda acceder a más educación". Lo cierto es que en las últimas dos semanas, la Cámara de Diputados aprobó diez proyectos de ley que crean universidades nacionales. Lo llamativo es que siete de ellas son en el Conurbano bonaerense.

En las últimas dos sesiones, los diputados convirtieron en ley, con el respaldo del Frente para la Victoria y el rechazo de los principales bloques de la oposición, la creación de centros de educación superior en Merlo, Avellaneda y Villa Mercedes (San Luis). Además, le dieron media sanción a los proyectos en Jose C. Paz, Almirante Brown, Florencio Varela, San Isidro y la Agraria Nacional (lo presentó un santafesino, cercano a Agustín Rossi). La de Tierra del Fuego, que ya es ley, es la única que fue respaldada por la oposición.

En el ambiente político se sabe que las casas de altos estudios son lugares de interés para los dirigentes: muchos cargos para distribuir, una caja presupuestaria más y la posibilidad de conformar una estructura política fuerte. La diputada de la Coalición Cívica, Griselda Baldata, le aseguró a PERFIL que "en algunos municipios, la estructura de una universidad te puede definir una elección, significan aparato y caja"."Más que una verdadera vocación por la educación, nosotros vemos en el oficialismo una necesidad de responder a cuestiones de clientelismo académico", agregó.

Según la Ley de Educación Superior, las universidades sólo se pueden crear por ley, "con previsión del crédito presupuestario" y "en base a un estudio de factibilidad". Además, se requiere un "informe previo" del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), pero que no es vinculante. Excepto el caso de Tierra del Fuego, el resto de las iniciativas no cumplen con estos requisitos. En la mayoría de los proyectos no se asigna un presupuesto sino que se establece que el Ministerio de Economía deberá reasignar partidas. Además, los informes del CIN sobre las futuras universidades fueron negativos por no estar determinado el estudio de factibilidad y porque ya existen otras ofertas de educación pública cerca.

Para el diputado kirchnerista Luis Cigogna, que fue el firmante del proyecto de la universidad de Merlo, "el CIN actuó de la peor manera, es el egoísmo de los tipos que pertenecen al club y no quieren repartir". Y defendió los proyectos al decir que "no puede ser que municipios que tienen miles de habitantes no tengan su propia universidad".

En los fundamentos de casi todos los proyectos se sostiene que la institución va a favorecer también a estudiantes de municipios vecinos. El de José C. Paz, por ejemplo, dice que beneficiará a los vecinos de Moreno, quienes ahora también tendrán su universidad. Y en el Conurbano, además, ya existen seis universidades: San Martín, La Matanza, Lomas de Zamora, Quilmes, Lanús y Tres de Febrero.

Algunos barones del Conurbano ya festejan, como Mario Ishii, de José C. Paz, quien le aseguró a PERFIL que "es un logro muy importante, ya que estuvimos siete años y medio para construirla". "Seguramente la próxima visita de Néstor y Cristina será para inaugurar la universidad", remató.

Comentá la nota