Crean organismo para avanzar con el salvataje a empresas

Por: Pablo Wende

El Gobierno avanza en la conformación de un organismo cuya función específica será el salvataje de empresas. En los últimos días circularon en despachos oficiales una serie de «papers» con los detalles de cómo funcionaría este instituto, que básicamente busca «emprolijar» la manera en la que el Estado ayudará económicamente a las empresas.

Un alto funcionario del equipo económico explicó que «ya hubo intervención en el caso de papelera Massuh, pero tenemos otros ejemplos de compañías que podrían precisar del aporte estatal, como la autopartista Mahle o incluso La Serenísima. Esa ayuda debe ser otorgada de manera prolija».

Massuh pasó a llamarse Papelera Quilmes y está bajo el control del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Desde la ANSES aclararon que se comprometieron fondos por $ 5 millones para ayudar a la compañía, pero que aún no se desembolsó un solo centavo.

¿Cómo hizo la empresa para pagar salarios sin inyección alguna de capital? Esto fue posible sólo por las «armas» negociadoras de Moreno, quien cobró por adelantado la entrega de papel a organismos públicos y supermercados. Al mismo tiempo, consiguió financiamiento a 60 días con proveedores y hasta ofreció pagar los servicios públicos con papel. Las compañías no respondieron pero se comprometieron a estudiarlo.

Claro que este mecanismo «ad hoc» será difícil de repetir en otras compañías. El nuevo instituto destinado al salvataje de empresas estaría integrado por dos organismos públicos, entre los que se encuentran la ANSES, el Banco Nación y el Ministerio de Producción que conduce Débora Giorgi. También participarán economistas que conocen a fondo la problemática industrial. El nombre de Bernardo Kosacoff, titular de la CEPAL en la Argentina, es uno de los que suena fuerte para integrarlo.

Los proyectos tendrían, además, una calificación de riesgo que sería otorgado por una universidad. De esta manera, procuran que la ayuda del Estado tenga un respaldo técnico. En realidad, el peligro latente es el alto grado de discrecionalidad que puede tener este tipo de salvataje: ¿por qué algunas empresas reciben los favores oficiales y otras no?, es la pregunta que deberá ser contestada por el nuevo organismo.

Definición

«La primera etapa será definir cuáles son los sectores estratégicos que se buscará apuntalar. Cumplida esta etapa, habrá que analizar caso por caso para ver si es viable un salvataje económico», explicó uno de los involucrados en el armado.

La constitución de este organismo para el rescate de compañías en crisis confirma que el Gobierno no modificará el rumbo que esbozó en los últimos meses. La preocupación es, en realidad, evitar que se generalicen los despidos en determinadas industrias, lo cual podría tener un efecto devastador sobre la actividad económica.

Menos empleos implican -desde el punto de vista del análisis económico- una reducción en los niveles de consumo. Pero también una baja de aportes a la seguridad social, lo que podría desfinanciar a la ANSES justo en el momento en que el Gobierno más precisa del apoyo financiero del organismo estatal.

Comentá la nota