LA CREACION DE UNA BANCA ESTATAL ES UN CUESTION "IMPORTANTISIMA" PARA EL GOBIERNO, ASEVERO URRIBARRI

El gobernador Sergio Urribarri indicó a APF que el debate sobre la creación de un banco estatal provincial ocupará un lugar "importantísimo" en los dos años que le quedan al frente de la administración pública. El mandatario remarcó que el texto de la Constitución provincial aprobado en 2008 ordena crear un banco que sea agente financiero del Estado, actividad que hoy desempeña el Nuevo Banco de Entre Ríos, por lo que será necesario ir "al espíritu" de la prescripción constitucional y debatir su concreción "de cara a la sociedad".
Urribarri consignó que la creación de una banca pública provincial, tal cual lo mandata el artículo 74º de la Constitución provincial, será una discusión "importantísima" en el segundo tramo de su mandato.

El apartado en cuestión de la Carta Magna fue incluido en la reforma realizada el año pasado y prescribe: "El Estado creará un Banco de la Provincia para contribuir al desarrollo de sus sectores productivos y canalizar el ahorro público y privado, por medio de una política crediticia que aumente el potencial económico de la Provincia y de sus habitantes, con sentido de justicia social".

"Será banco oficial y agente financiero del Estado, en la medida que su desarrollo lo permita y podrá serlo de los municipios que lo requieran. La Ley fijará su carta orgánica, garantizando en sus órganos directivos la participación democrática de los sectores de la producción, de los sectores sociales y de sus trabajadores", añade.

"El Estado será siempre el accionista mayoritario, sin perjuicio de la participación privada en la formación del capital. En ningún caso se podrá disponer la privatización de sus acciones", indica.

"Cuando se analizan las Constituciones, no sólo se va al texto, si no al espíritu de lo que se termina volcando. Habría que ir al espíritu de la norma (por la cláusula constitucional), porque muchos de los convencionales que la hicieron fueron actores principales cuando se legisló sobre la entidad financiera en la provincia", destacó el Gobernador.

La referencia se debe a que la nueva banca pública, por mandato constitucional, debe ser obligadamente agente financiero del Estado provincial, tarea que recayó hasta el 2015 en el Nuevo Banco de Entre Ríos, mediante un contrato firmado en 2005 al promediar la tercera gobernación de Jorge Busti, luego de que el Nuevo Banco de Santa Fe, integrante del Grupo Eskenazi, adquiriera el capital accionario del Nuevo Bersa, controlado hasta ese momento por el Banco Nación, luego de la debacle y salida del Credit Agricole.

"Tenemos que sentarnos todos porque en aquel año, el 2005, cuando se hizo el contrato había actores, yo no era legislador pero era ministro, que seguimos con responsabilidades importantes en el Estado", destacó Urribarri.

"Yo tengo la responsabilidad de actuar, pero habría que ir al espíritu y ver cómo pensaron (los constituyentes) esta cuestión", agregó. "Lo de la Constitución es taxativo: tiene funciones y fines de la entidad financiera y una de las cosas que dice es que deberá ser el agente financiero del Gobierno provincial. Esto deberá discutirse principalmente sentados todos los actores que estoy mencionando", precisó.

El Gobernador dejó su definición sobre el rol del Estado controlando un banco. "No tengo dudas de las bondades del Estado en el financiamiento claramente generadores de recursos en la Provincia. Ahora, es un tema que hay que debatir de cara a la sociedad", remarcó

"Lo que me gusta es escuchar. Dar la oportunidad de que se opine y escuchar. A partir de allí, no voy a eludir ninguna responsabilidad que me competa hasta el 11 de diciembre del 2011", dijo finalmente.

• Antecedentes

El Nuevo Banco de Santa Fe, una de las entidades que controla el Grupo Eskenazi, se quedó con el Nuevo Bersa en la segunda licitación que realizó el Banco Nación para vender su capital accionario. Superó en la compulsa al de Santiago del Estero y el Comafi, al ofrecer 172 millones de pesos por la entidad provincial, contra 122 y 97 millones respectivamente de sus competidores.

El ofrecimiento, realizado el 8 de junio del 2005, comprendía entregar 30 millones de pesos por el capital del Nuevo Bersa y capitalizar a la entidad financiera en 142 millones de pesos. La oferta fue preadjudicada el 16 de ese mes y una semana más se confirmó el otorgamiento de la licitación. El Banco Central aprobó la operación el 11 de agosto.

Unos días después los nuevos dueños se hicieron cargo de la entidad. Enrique Eskenazi anticipó que la institución, que había caído en un profundo pozo tras la salida del Credit Agricole en medio de la crisis del 2001/2002 y el rescate forzado que realizó el Nación, pronto logaría ser calificado internacionalmente en la categoría "A", logro que alcanzó hace unos meses.

En septiembre de ese mismo año, el Gobierno rubricó con la entidad el contrato de agente financiero que había sido aprobado en la Legislatura con cuestionamientos del radicalismo y otros bloques opositores por el alto costo que implicaría para las arcas públicas las nuevas condiciones acordadas.

El Estado, al concluir el 2009, habrá pagado al Nuevo Bersa $ 94.613.832 en concepto de los servicios que éste le brinda, que incluye el pago de haberes y el cobro de impuestos provinciales, entre otras actividades. El detalle es el siguiente:

2005_________________$ 3.526.076,86 (de octubre a diciembre)

2006_________________$ 16.126.807,44

2007_________________$ 19.936.168,01

2008_________________$ 25.474.435,49

2009_________________$ 29.550.345,17 (cifra proyectada por la Unidad Financiera de control del agente financiero – Ministerio de Economía – en base a las claúsulas del acuerdo de 2005).

La queja opositora de hace cuatro años se sustentaba en el valor que el Estado venía abonando luego del entendimiento alcanzado por el gobierno radical en 2001, que dejó en $ 2.615.139 el canon total abonado a la entidad durante el 2004.

Comentá la nota