Covelia: Trabajar en Bahía es "altamente satisfactorio"

La firma considera que, al igual que en el resto del país, los bahienses deberían sacar la basura poco antes de que pase el recolector.
Las autoridades de la prestataria del servicio de recolección de residuos urbanos, Covelia, consideran que, a un mes de haber iniciado la concesión en nuestra ciudad, la experiencia resultó "altamente satisfactoria".

Así lo hizo saber Carlos Vázquez, quien tiene el rol de dialogar con la prensa en nombre de la empresa.

"Asumimos un desafío y resultó más que interesante. Esperamos no defraudar ni al vecino ni al municipio. En esta etapa, si hemos tenido que sumar al sistema tres equipos más de recolección, como refuerzo, lo hemos hecho para mantener la limpieza al máximo. Esperamos que la relación con los vecinos siga mejorando", comentó el vocero.

Entre las cuestiones a corregir, Vázquez sostuvo que Bahía Blanca no escapa a la realidad del resto del país; por ejemplo, en la problemática que implica sacar los residuos a deshora.

"La comunidad tiene el rol principal al momento de lograr una ciudad más limpia. La gente suele tener la casa impoluta y cuando se encuentra en los espacios públicos, se relaja un poco. Esto no es alarmante en Bahía Blanca, creo que es patrimonio de la mayoría de los argentinos. Es un defecto que tenemos en casi todas las ciudades", indicó.

"El servicio tiene una regularidad y el vecino conoce hasta cuándo pasa el barrendero, por eso hay que hacer hincapié en la concientización", agregó.

Covelia realiza campañas en municipios de la Capital Federal, para promover la separación en origen de los materiales recuperables que, de otra manera, tendrían como destino final los rellenos sanitarios.

"Generalmente, para iniciar la separación en origen en una ciudad, comenzamos con la implementación del sistema en un sector, a modo de proyecto piloto. Se instruye a la gente y se define un sistema de recolección con dos tipos de camiones, puesto que no se pueden mezclar los materiales, dado que se estropean.

"También es necesario que el vecino vea cuál es el resultado de su esfuerzo, dando a conocer las ventajas y el aprovechamiento del reciclado. La basura es considerada un recurso, pero falta la infraestructura para aprovecharlo", opinó.

Si bien no están en discusión las bondades del reciclado, su costo lo torna difícil de implementar.

"No sé si en este contexto de crisis económica ayuda mucho gastar más dinero en la implementación de este sistema, pero lo cierto es que en un momento hay que empezar, porque el beneficio ecológico y ambiental no tiene cuantificación", subrayó.

Vázquez sostuvo que la implementación del sistema de separación en origen y recolección diferenciada cuesta el doble que el actual tipo de prestación.

"Se necesitaría armar un equipo de hombres y vehículos para la basura tradicional u orgánica y otro para lo reciclable. A eso hay que restar el valor de todo lo recuperable, porque genera un saldo a favor, al igual que contabilizar la disminución en el gasto del relleno sanitario, debido a que se volcaría una menor cantidad de toneladas", explicó.

"La puesta en marcha de este nuevo sistema no es muy rentable económicamente, si se lo analiza en el corto plazo y sólo desde el punto de vista monetario. No obstante, ¿cuánto dinero vale no contaminar una napa subterránea? Es incalculable", reflexionó.

De Cliba a Covelia.

Vázquez comentó que la anunciada salida de la anterior concesionaria, Cliba, hizo que, en los últimos días, la recolección se viera mermada y, consecuentemente, Covelia haya tenido que doblar esfuerzos, para recomponer la situación.

"Lo que nos pasa en estos traspasos es que, cuando una empresa se va, tras haberlo anunciado durante varias semanas, se observa que la calidad del servicio había entrado en decadencia, generando la acumulación de basura. Eso es lo que más nos cuesta remontar. Creo que ya lo hemos paliado y estabilizado", opinó Vázquez.

"Incluso, el día en que presentamos los equipos, tuvimos que hacer un programa de emergencia, porque no se había pasado a recolectar la basura por algunos sectores", recordó.

En cuanto al recurso humano que encontró la empresa para la prestación del servicio en nuestra ciudad, señaló que, si bien se encuentra capacitado para cumplir satisfactoriamente la tarea, hubo que motivarlo.

"Nuestro primer objetivo fue motivar a la gente. El personal estaba sin ánimo, porque había un alto grado de incertidumbre y no un horizonte claro. Hubo que hablarle claramente, señalando nuestros objetivos para la ciudad, para llevarlos al estándar de calidad que pretendíamos. De todas maneras, están más que capacitados para la función", expresó.

Respecto a la relación con la población, Vázquez comentó que la firma aún no realizó sondeo de opinión alguno.

"Escuchamos los reclamos y tratamos de atenderlos en línea. Por parte de los funcionarios, se ve que recorren la ciudad y que están atentos al paso de los camiones. Ellos nos han hecho sugerencias o nos han dicho que hubo demoras en alguna zona. Reclamos formales no hubo", aseguró.

Finalmente, el vocero de la empresa dijo que la firma tomó en cuenta la experiencia del personal, pero no descarta realizar algunos cambios en la logística de la prestación, para optimizar el servicio.

Comentá la nota