Cotillo y Maimó se reúnen con el Ministro del Interior

El intendente de Caleta Olivia, Fernando Cotillo, junto a su par de Pico Truncado, Osvaldo Maimó, se reunieron ayer con el Ministro del Interior Carlos Randazzo, con quien analizaron diversos temas vinculados a la relación Nación, municipios.
En este marco, se abordó el tema de poner en marcha programas de desarrollo con financiamiento nacional, que además de capacitación incluye incentivos a las actividades sociales, culturales y deportivas.

Por otra parte ambos intendentes participaron del acto encabezado por la presidente Cristina Fernández y la Quinta de Olivos, en donde se anunciaron mediadas para incentivar el consumo (ver pág. 25).

Gestiones

Tras el acto, Cotillo valoró las medias y consideró que “es una nueva muestra de que el gobierno nacional está abocado a impedir que los efectos de la crisis mundial impacten en los argentinos. Estas medidas tiene el mismo objetivo que las anunciadas para otros sectores en busca de mantener los niveles de actividad y empleo”, apuntó.

En cuanto a la agenda desplegada en al ciudad Autónoma de Buenos Aires, el intendente de Caleta Olivia indicó que buscó destrabar el conflicto que afecta a los fileteros de la planta Barillari en esta ciudad, pero que además tiene focos en la provincia de Chubut.

“Creo que la empresa (Barillari) debe hacerse cargo y responder por esta situación. Independientemente de la solución que podamos dar nosotros, está claro que es la empresa la que debe responder ante los trabajadores de las cooperativas”, insistió.

Vale mencionar que desde la comuna local se logró poner fin al corte de ruta 3, tras un acuerdo con los trabajadores que incluyó el pago de una ayuda financiera de 600 pesos. Esos fondos fueros gestionados por el Ministro Randazzo, como una vía de solución a la acuciante situación de los fileteros.

Más allá de estos, Cotillo aclaró que “se está trabajando conjuntamente entre los gobiernos de Santa Cruz y Chubut, porque la situación de la empresa afecta ambas provincias”.

En tal sentido se buscaría definir acciones que permitan mantener las fuente de empleo de los más de 400 operarios que dependían de la planta de Caleta Olivia. Uno de estas alternativas es que tras la finalización de las operaciones de Barillari, se puede distribuir el cupo de merluza en la flota amarilla que opera en Caleta Paula, y de este modo, generar una actividad para los operarios.

No obstante Cotillo aclaró que “la solución que se busca es de tipo integral y necesariamente requerirá de medias conjuntas y de las responsabilidad de la empresa”, sentenció.

Comentá la nota