Costos, fletes y energía, el reclamo de la industria local

Los titulares de Industria y de Pymes de la Nación que estuvieron ayer en San Juan escucharon los planteos que desvelan hoy en día al sector fabril sanjuanino.
Entre el ajetreo de las líneas de fabricación de juntas para automóviles en 9 de Julio por un lado, y los enormes pero ahora casi vacíos hornos de carburo en Chimbas; los titulares de Industria y de Pymes de la Nación que estuvieron ayer en San Juan escucharon los planteos que desvelan hoy en día al sector fabril sanjuanino. Los costos internos en alza, la baja de los precios internacionales como producto de la crisis mundial y el encarecimiento de los fletes -un problema crucial para una provincia alejada de los puertos como lo es San Juan- son los tres temas clave que plantearon ayer los industriales de la provincia a Osvaldo Alonso, Subsecretario de Industria de la Nación y Horacio Roura, titular de la Pequeña y Mediana Empresa.

Los funcionarios de la Nación vinieron ayer a presentar una herramienta destinada a mejorar la competitividad del sector, el plan nacional de Diseño (ver aparte) que el gobierno local bajó a la provincia. Pero obviamente la estadía de ambos funcionarios durante toda la jornada sirvió para entablar varios encuentros, de carácter informal, con los empresarios fabriles y empaparse de las preocupaciones del sector.

"No hubo una presentación formal de la Unión Industrial. Pero creo que se llevan una visión de la problemática de la industria sanjuanina, han visto los problemas in situ de las fábricas y a su vez tuvieron contactos con buena parte de la comisión directiva de la entidad", dijo ayer tarde Roberto Carmona, presidente de la Unión Industrial de San Juan (UISJ) y presidente de la Electrometalúrgica Andina, la fabrica de carburo de la provincia.

Justamente esa planta fabril fue la elegida para una recorrida y el almuerzo brindado a los funcionarios. Y su elección no fue al azar: Esa firma fue fuertemente impactada por la crisis mundial, cayeron sus ventas y es una de las que produjo despidos hace unos días, cuya suerte se dirime ahora en el Ministerio de Trabajo. Horas antes hubo otra visita, a la fábrica de juntas para automóviles Taranto, otro de los sectores más golpeados por la crisis.

En ambos escenarios los industriales acercaron a los funcionarios nacionales sus desvelos, todos asociados a problemas de competitividad. "El gobierno ha puesto el foco en el sostenimiento de las fuentes de trabajo, pero además hay problemas de competitividad que son más sistémicos y más graves sobre la industria y que no se solucionan con los subsidios del REPRO", dijo Carmona.

Un problema común para los exportadores es la baja de los precios internacionales combinada con el alza de los costos operativos para producirlos en el país. "A los valores del 2008, funcionaban. A los valores del 2009 no se compite más", habría señalado un empresario en la mesa del almuerzo. El sector agroindustrial especialmente planteó también los altos costos que representan los fletes de sus productos a Buenos Aires. Y la Electrometalúrgica Andina reclamó la necesidad de tener un tarifa electrointensiva de largo plazo, con un contrato a 20 años. El sector de los plásticos también reclamó créditos: hace un año que firma importante reclama 1 millón para ampliarse y no lo consigue, pese a la amplia oferta crediticia que proclama el gobierno.

Comentá la nota