El costo del dinero sigue muy alto en Salta

En la provincia, los bancos todavía tienen buen nivel de liquidez.
La presidenta Cristina de Kirchner pidió a la gente en su último discurso que consuma sin "miedo" para evitar la caída en la producción. Estimula esa actitud a partir de una sostenida intervención para favorecer los créditos de consumos, además las grandes empresas realizan fideicomiso y el Estado compra. Son intenciones, que se manifestaron en los últimos tiempos, y que evidencian una necesidad de plata fresca para alimentar el circuito.

En Salta, algunos especialistas consideran que estamos transitando una crisis con plata, porque el dinero está. Los bancos hoy tienen demasiada liquidez (el dinero con el que cuentan), además los depósitos a plazo fijo están volviendo, aunque lentamente. El problema que desespera al Gobierno consiste en cómo bajar las tasas, cuando la regla se mantiene inexorable: al subir las tasas pasivas (las que pagan cuando los bancos reciben plata) repercute en la tasa activa (la que cobran cuando los bancos prestan).

La desaceleración en el otorgamiento de los préstamos ya encendió una luz amarilla en el Gobierno. En forma de medida de precaución el Banco Central amplió en 7.000 millones de dólares la línea de préstamos a las entidades financieras.

Sin embargo, la producción enfrenta problemas para acceder al crédito, por los altos niveles de las tasas de interés. "Además se achicaron los plazos", destacó un empresario. Una breve encuesta revela que un crédito a tasa fija en un banco privado oscila entre el 22% y el 24% con un plazo máximo a 5 años. El circuito del descubierto es mucho más caro. A 30 días con acuerdo puede llegarse a pagar 45% más IVA, mientras que sin acuerdo la tasa llega al 60%. Inclusive algunas entidades financieras privadas cobran el 70% anual.

"El problema es que a esos intereses se deben agregar otros gastos: impuesto al débito, seguro de vida s/descubierto, interés adelanto s/acuerdo, c/acuerdo, debito fiscal, IVA básico y otros. Con estos costos, ninguna actividad es rentable", confesaba un operador, preocupado por los futuros vencimientos. Para colmo, el mes de enero no ayuda porque la actividad sufre una sustancial caída y ante la falta de expectativas se postergan decisiones.

"Situación complicada"

"La verdad que el costo del dinero está elevado, pero si yo tendría la tranquilidad de un desarrollo sostenido, no habría problemas. Lamentablemente ese escenario no existe y las empresas ante la ausencia de cambio o falta de mejoras en las expectativas económicas, entran a reducir personal y bajan sustancialmente las horas de trabajo", afirmó Arnaldo Hubaide, ex presidente de la Cámara de Comercio de Salta.

"Hay grandes aumentos"

"El usuario de clase media y alta está recibiendo la factura de luz con aumentos que ascienden del 70% al 400%. Lo más grave es que el Ente Nacional Regulador Eléctrico aprobó los nuevos cuadros tarifarios, de modo que el interior también sentirá el impacto", indicó Arnaldo Hubaide. Destacó que el problema se origina a partir de actitudes que no ayudan. "Cuando el Gobierno lanza una medida, en vez de una solución, tiene el efecto contrario.

De otra manera es una contradicción el anuncio de una línea de crédito para maquinarias, cuando el país sufre hoy la sequía más importante de los últimos años. Otro tema que no se tiene en cuenta es que ante la falta de exportaciones de carne, estamos a punto de importar carne. Es lamentable. Existe una falta de diálogo preocupante. El Gobierno dice que dialoga, pero no concreta, entonces cada uno de los sectores sigue adelante como puede".

Hubaide sostiene que hay que ver con mayor criterio la realidad de la vida productiva del país, de otra manera tenemos nuestra propia crisis, ante la falta de política adecuada. "No hay que olvidarse que el agro y la ganadería fueron bases del crecimiento, cuando enfrentábamos las peores crisis de nuestra historia. Yo anhelo el saneamiento y la recuperación de los sectores"

Comentá la nota