INV: se cosecharía un 17% más que la vendimia anterior

Entre San Juan y Mendoza la suba alcanza el 23%, lo que representa unos 2500 millones de kilos de uva.
Finalmente el INV dio a conocer ayer una primera aproximación de la cosecha 2010 -el próximo ajuste será el 23 de febrero y una revisión de las cifras el 5 de marzo del año próximo- que arrojó la posibilidad de que se cosechen algo más de 705 millones de kilos de uvas en San Juan y unos 1.790 millones de kilos en Mendoza. Este primer pronóstico es muy importante para el sector, ya que empieza a darle forma a los precios de la vendimia. Entre las principales provincias productoras sumarían unos 2.500 millones de kilos, es decir un 23% más entre ambas que la temporada 2009. Según la primera etapa del pronostico del INV el total del país llega a los 2.667 millones de kilos y los chequeos de las viñas fueron hechos sobre 765 parcelas de muestreo evaluadas (500 en Mendoza y 180 en San Juan). En San Juan, la variación respecto al pronostico anterior da un 17% más, aunque exista una diferencia en el total de kilos cosechados en el 2009 que fueron informados oportunamente por el INV, y los que salieron a la luz ayer (ver recuadro). En Mendoza se calcula un 25% por arriba de los datos de la vendimia 2009. La región estaría muy por debajo de los "años felices" de 2006 y 2007 en los que Mendoza superó los 2.000 millones de kilos y San Juan los 800. Los técnicos afirman que el incremento de la producción se produciría por la recuperación de los viñedos que fueron afectados por accidentes climáticos, mejor brotación en general de este año y muy buena sanidad. El dato preocupante que aportaron los técnicos del Instituto son las existencias de vino para los primeros días de junio de 2010 -sin contar las cifras del pronóstico anunciado-. Según las estimaciones habría sólo 2,6 meses de stock total -tintos y blancos- al 1 de junio del próximo año. Según el análisis por color, el stock para los tintos arroja 1,4 meses, mientras que para los blancos, 8,1 meses para esa fecha. Guillermo García, titular del INV, se mostró preocupado por estos números y aseguró que "si esta situación se mantiene, no vamos a poder recomponer stock la próxima temporada".

En un modelo de simulación, García realizó el ejercicio de hacer estimaciones a largo plazo con los números de la nueva cosecha y los niveles actuales de despacho, y el resultado fue que al 1 de junio de 2011 llegaríamos con niveles ajustados de vinos tintos (0,6 meses) y 11 meses para los blancos. Ante esta situación García insistió y llamó a la reflexión a todos los actores de la industria a trabajar sobre la promoción del consumo de los vinos blancos para revertir la caída de este producto frente a la cerveza. "Esta situación sólo se resuelve con más calidad y más promoción en nuestros vinos blancos", sentenció García.

De todas maneras desde el organismo advirtieron que aún faltan 60 días cruciales para las cifras definitivas de la cosecha. Calificaron a la cosecha 2010 como "normal y mejor que la anterior", desde el INV indicaron que este aumento en la producción observado dependerá de la eficiencia en la prevención sanitaria y el suministro de agua. En este último punto -y en la sanidad de las plantas- hicieron foco los técnicos del INV. Advirtieron que hay zonas en Mendoza y San Juan, que están teniendo problemas de dotación de agua por roturas de canales.

Comentá la nota