La cosecha de yerba arrastra un retraso de 50 millones de kilos

La zafra comenzó un mes y medio más tarde y terminaría un mes antes a causa de factores climáticos. Dirigentes agrarios afirman que la productividad de los cultivos está cayendo porque hay yerbales abandonados.

Datos estadísticos difundidos por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) revelan que durante el primer semestre del corriente ingresaron a secaderos 310,7 millones de kilos de hoja verde, 50 millones menos que los que se habían entregado en igual lapso del año pasado. La diferencia entre zafras, que a mayo era de 60 millones de kilos, se redujo en junio gracias a un incremento en el volumen cosechado, que fue de 10 millones de kilos respecto al mes anterior.

Pese a la fuerte actividad de junio, la zafra 2009 todavía es un 13 por ciento inferior a la del año pasado. La sequía y la plaga conocida como "el rulo" fueron los factores señalados por el instituto como responsables por esta merma, en tanto que representantes del sector primario consideraron que los bajos precios pagados en la zona norte por la materia prima también incidieron para que la cosecha sea menor a la del año pasado.

En ese sentido, el presidente de la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (Apam), Hugo Sand, indicó que en la zona sur se cumplen los precios, lo que permitió que se levante normalmente la cosecha, pero advirtió que el panorama es bien distinto en el norte. Explicó que allí al productor le resulta muy difícil obtener rentabilidad y muchos optan por abandonar sus yerbales, eso provoca una merma en la productividad que se termina reflejando en una cosecha cada vez menor.

"En general los yerbales están en franco declinamiento, desde hace unos años, no se fertiliza, no se hace manejo de suelo, son yerbales ya viejos de 40 a 60 que año a año van decayendo en su productividad. En la zona norte donde los yerbales son más jóvenes, las plantas están abandonadas, se hicieron muy malos cortes, y esto es por la baja rentabilidad del producto",indicó.

Demanda sostenida

Los datos estadísticos registrados por el Inym revelan que durante junio el volumen salida de yerba mate de los molinos alcanzó los 21,1 millones de kilos, casi un millón y medio más que los que salieron en mayo.

El acumulado de ventas de los primeros cinco meses alcanzó los 119,4 millones de kilos, cifra que se ubica dos millones por debajo de la alcanzada en igual período del año pasado.

Vale resaltar que movimiento de yerba mate a salida de molino es el indicador más cercano al comportamiento de la yerba mate en góndola, ya que incluye tanto el volumen que se envía a los centros de distribución de las firmas yerbateras como a las compras efectuadas por los mayoristas, hipermercados y supermercados.

La información también revela que en los últimos años el movimiento de la yerba mate a salida de molino se mantiene dentro de volúmenes similares. Por ejemplo, en 2007 el acumulado enero - junio fue de 117,4 millones de kilos, en 2.008 fue de 121,5 millones y este año alcanzó los 119,4 millones de kilos.

Los envases de medio kilo mantienen la preferencia de los consumidores. En junio este formato concentró el 57,83 por ciento de las ventas (siempre a salida de molino). Los paquetes de un kilo representaron el 34,56 por ciento, los de dos kilos 4,21 por ciento y los de cuarto kilo 1,63 por ciento. En el rubro "otros formatos" se inscribió el 1,76 por ciento.

Comentá la nota