La cosecha de trigo 2009/2010 será la peor en 32 años

Según datos de la Bolsa de Cereales se esperan 7,5 millones de toneladas; el ingreso por exportaciones en 2010 sería diez veces menos que hace dos temporadas. Se da luego de haber registrado la siembra de trigo más baja en 111 años
La Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó que la producción de esta temporada, que arrancará en poco menos de dos meses, será de 7,5 millones de toneladas y habrá que regresar hasta 1977/1978 para encontrar un volumen más bajo, con 5,3 millones de toneladas.

Y esto tiene un impacto directo sobre la performance exportadora. Hace dos campañas, con 16,3 millones de toneladas de producción, la Argentina colocó en el exterior 9,4 millones de toneladas y obtuvo ingresos por US$ 3500 millones y en cambio, para 2010, el país podrá quedarse con un saldo exportable de 1,5 millones de toneladas, lo que representará un ingreso de US$ 315 millones.

La comparación con dos ciclos atrás obedece a que fue la última campaña en términos productivos relativamente normal, porque la sequía todavía no era intensa y, además, los productores mantenían una superficie casi el doble que los 2,8 millones de hectáreas de este año.

El intervencionismo del Gobierno, que llevó a una disparidad de precios con las cotizaciones internacionales, contribuyó a que se derrumbara la siembra.

Para los registros históricos del siglo pasado, lo peor fue lo que ocurrió en 1952. Ese año, la Argentina exportó sólo 63.000 toneladas. Con Juan Domingo Perón en el poder, hubo una fuerte sequía que dejó sus huellas. Se habían sembrado 4,8 millones de hectáreas, pero se cosecharon sólo 2,8 millones de hectáreas, con un resultado de 2,1 millones de toneladas.

Pero no sólo el país perderá divisas. El Gobierno, que recauda por retenciones a la exportación, también sentirá el golpe. Según los especialistas, el Estado, que en 2007/2008 percibió u$s770 millones por las retenciones al trigo, en 2010 pasará a cobrar sólo 72 millones. El Gobierno verá mermado en diez veces su ingreso.

En este contexto, en el sector hay pocas esperanzas de que se concreten las promesas oficiales de una apertura permanente de las exportaciones para el trigo y de devolución de retenciones para los pequeños productores según informa el diario La Nación.

Comentá la nota