La cosecha de soja no superaría los 37millones de toneladas.

Los rindes promedio a nivel nacional, de 22,4 quintales por hectárea, tenderían a empeorar una vez iniciadas las recolecciones sobre lotes de siembras tardías. Sería el volumen más bajo desde que en la campaña agrícola 2004/05 se trillaron 39,7 millones.
El tiempo mayormente seco y moderadamente cálido de la primera quincena del mes posibilitó un rápido avance de cosecha, abarcando el 45,6% de la superficie apta, según el informe semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

El rendimiento medio a nivel nacional se ubica en los 22,4 quintales por hectárea (qq/ha), 30% inferior al obtenido en la zafra precedente, como se desprende del informe. En números absolutos se recogieron 7,84 millones de hectáreas, acumulando 17,5 millones de toneladas.

De este total un 63,4 por ciento proviene de la cosecha realizada en las regiones núcleos norte y sur, en donde se recolectó casi el 70 por ciento del área útil con una media productiva de 26,2 qq/ha, significativamente menor a los 35,3 quintales obtenidos durante el último ciclo.

En el resto de las regiones, si bien con disímiles avances, las productividades unitarias son sensiblemente inferiores. Seguidamente los rindes promedios tenderían a empeorar una vez iniciadas las recolecciones sobre cuadros de siembras tardías (fines de noviembre-principios de diciembre) disminuidos en el número y peso de los 1.000 granos (hasta un 40% en las zonas más afectadas) debido a la combinación de factores tales como plagas, falta de agua y elevadas marcas térmicas.

Por otra parte, las siembras de segunda ocupación (aquellas sembradas inmediatamente después de la cosecha de un cultivo de invierno), también fueron afectadas por la sequía y su resultado no permitirá incrementar las productividades medias. Si bien aún resta trillar la mitad de la superficie apta, se estima que hacia fines de cosecha el rendimiento medio se ubique próximo a los 22 qq/ha, con lo cual y considerando que un 4,5 por ciento de la superficie total sembrada no será recolectada (abandonada o dedicada a forraje) el volumen final de cosecha no superaría los 37 millones de toneladas.

De todos modos la incertidumbre sobre el resultado final de los cultivos en pie en la región agrícola central y el de los plantíos severamente afectados por la sequía en las provincias norteñas, particularmente en las del nordeste del país, podría modificar hacia abajo la producción actualmente estimada. Por el momento el volumen proyectado sería el más bajo desde que en la campaña agrícola 2004/05 se cosecharon 39,7 millones.

Núcleo sur

Hacia el núcleo sur los resultados son variados en el sector norte bonaerense. En San Antonio de Areco y Capitán Sarmiento informan siembras tempranas que entregan promedios de 10-12 qq/ha, mientras que las tardías y una menor superficie de segunda podrían alcanzar rindes de 18-20 qq/ha.

Hacia San Andrés de Giles los mayores registros térmicos se reflejarían en menores rindes obtenidos. En Bragado también rindes dispares aunque de regulares a malos con promedios de 16-18 qq/ha en siembras de primera. Por otra parte, varios lotes de segunda se enrollan o pastorean debido al escaso rinde logrado.

Junín oscila entre rindes máximos de 30 qq/ha y bajos de 5 qq/ha, estimando un promedio general de 15 qq/ha. Arrecifes informa rindes que no superan los 14 qq/ha en el sector sur del partido, registrándose muchos lotes con promedios de 7 y 8 qq/ha y escasos picos de 25 qq/ha.

Hacia el sur santafesino informan muy buenos resultados desde Hughes hasta Chovet y Bombal. Seguidamente Alcorta presenta un avance de trilla próximo al 80% del área apta con rindes promedios de 25-26 qq/ha y picos de 30-32 qq/ha. Siembras de segunda que lograron buen desarrollo y número de vainas presentan disminuciones en los potenciales de rinde que impedirán incrementar el promedio dado a la fecha, principalmente debido a enfermedades de fin de de ciclo y "Mancha ojo de rana".

En Firmat se lograron importantes adelantos de trilla en los últimos siete días debido a las buenas condiciones climáticas, restando una mínima superficie de segunda para dar por finalizada la campaña. El promedio final se ubicaría próximo a los 35 qq/ha, logrando picos de 48 qq/ha y bajos de 20 qq/ha. Estos últimos corresponden a lotes mal manejados con barbechos y controles de plagas deficitarios.

Finalmente, en Venado Tuerto restan escasos lotes de primera aún pendientes de trilla. Los resultados promedian 33-35 qq/ha con variaciones de 18 a 44 qq/ha, cayendo hacia el sector sur-suroeste.

Comentá la nota