La cosecha de soja será aun peor que la esperada y se perderán u$s 5.000 millones

Se retrocedió a niveles de 2002 por la sequía y pelea con el Gobierno. El campo tiene granos acopiados y espera mejores precios. Se perderán u$s 1.750 millones en retenciones
Las peores sospechas se confirmaron ayer. La producción final de soja argentina estará muy por debajo de lo previsto no sólo al inicio de su siembra, en noviembre pasado, sino incluso por debajo de los guarismos más conservadores que estaban circulando. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires recortó por tercera vez consecutiva su previsión de cantidad de oleaginosa que se recolectará, hasta 34 millones de toneladas. La cifra es la menor desde la campaña 2002/03, cuando se lograron 34,8 millones de toneladas.

La nueva merma en la producción sojera argentina, sumada a otros factores del mercado granario, provocó un repunte de más de 5% en las cotizaciones de la oleaginosa en Chicago. El contrato a mayo terminó con un alza de u$s 19, hasta u$s 380 la tonelada. Y la posición julio mejoró 3,5%, o u$s 12,6 para cerrar en u$s 376,6 cada mil kilogramos. En la Argentina, la mejora fue de 3,26% para la soja disponible, que volvió a $ 950 la tonelada. No obstante, los productores aguardan una mayor recuperación de los precios para desprenderse de la mercadería. Es una práctica que se volvió habitual en medio de la pelea con el Gobierno y que consiste en vender sólo lo necesario para saldar cuentas. En ese sentido, ayer se relevaron operaciones por solo 7.000 toneladas.

Estas previstas 34 millones de toneladas de producción sojera son para varios analistas el techo productivo que se terminará logrando cuando termine la cosecha. Y muchos consideran factible que el número final se ubicará finalmente en torno a 32 millones de toneladas. De todas maneras, con esta última estimación, la Argentina se ubica con una reducción de 28% respecto de las 47 millones de toneladas obtenidas en la campaña 2007/08. A valores actuales del cierre de ayer en Chicago, las pérdidas de la cosecha alcanzan u$s 5.000 millones en la comparación interanual.

Eso porque los productores lograron, a precios actuales, u$s 17.800 millones por el poroto 2007/08. Ahora, siempre que las previsiones de producción no sigan en declive, recolectarán algo más de u$s 12.900 millones por su soja nueva.

La fuerte reducción dejará heridos también del lado Fiscal. A la reticencia de los productores por desprenderse de sus granos ante las escasas cotizaciones del mercado local se suma que la pérdida de toneladas de producción que implica una retracción de u$s 1.750 millones en concepto de retenciones.

El informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires fue categórico: tras haberse recolectado casi 72% de la superficie apta, los rendimientos de los cultivos, tanto de primera como de segunda, son más bajos que los esperados. "Eso volvió a deprimir la media nacional en 4,1% a la lograda la semana previa, hasta 21 quintales por hectárea (qq/ha). Y las perspectivas productivas de los cultivos en pie no auguran mejoras en los rindes", señaló el trabajo.

La pésima campaña sojera, en cuyo arranque se había estimado podía marcar un nuevo récord y acercarse a las 51 millones de toneladas, fue resultado de la prolongada sequía que afectó a vastas áreas productivas, tanto en la zona agrícola núcleo como en las periféricas y que el año pasado, como en el caso de Salta y Santiago del Estero habían marcado la diferencia y ayudado a que la cosecha 2007/08 haya sido récord histórico.

Comentá la nota