El 20% de la cosecha de uva deberá destinarse a mosto

El 20% de la cosecha de uva deberá destinarse a mosto
Así lo acordaron Mendoza y San Juan para la vendimia 2010. Además, se decidió duplicar las multas a quienes no cumplan. El objetivo: asegurar una producción de 120 mil toneladas este año y sostener el mercado de tintos.
Este año el mercado vitivinícola atraviesa condiciones distintas a las de 2009. Y lógicamente las pautas que desde hace 16 años Mendoza y San Juan acuerdan aplicar sobre el destino de la uva también cambiaron: por eso, ambos gobiernos firmaron ayer un convenio que establece la obligación de destinar un 20% de la vendimia a elaborar mosto, pero además elevar de $ 0,03 a $ 0,06 por kilo de uva cosechado la multa a los establecimientos que no acaten.

El comúnmente llamado cupo ahora está 10 puntos por debajo de la obligación para la campaña anterior. Cabe recordar que es parte de un acuerdo entre las dos provincias de renovación anual desde 1995, por el cual los porcentajes fijados dependen de la coyuntura de los mercados vitivinícolas.

A eso se refirió el ministro de Producción, Raúl Mercau, luego de suscribir el acta con su par sanjuanino, Raúl Benítez. "El objetivo del acuerdo responde, por decirlo así, a una cuestión de sintonía fina con la situación particular del mercado este año: recomponer los stocks de vinos tintos, que no sigan incrementándose los de blancos y también mantener el volumen de exportaciones de mosto".

Al mismo tiempo, Mercau se refirió a las "herramientas financieras adicionales" (ver a parte) a utilizar en la temporada para estimular la elaboración durante la campaña. Aunque descartó que, por el momento, se eche mano a los operativos de compra de uva, un recurso de sostén de los precios utilizado en las cuatro vendimias anteriores, habida cuenta de valores desde el Gobierno evalúan aceptables, como los $ 0,80 por kilo de uva criolla y desde los $ 2 en el caso de las variedades de alta gama.

"De nada sirve firmar un acuerdo ahora si el próximo año se van a generar desequilibrios", señaló por su parte Benítez, y añadió que "con esto no pretendemos asegurarle el negocio a nadie pero tampoco destruir oportunidades".

Después de un buen año como el 2008, cuando se alcanzó un pico superior a las 200 mil toneladas, en 2009, producto de la crisis internacional y de la competencia del jugo de manzana, la demanda de los mercados del mosto argentino totalizó 106 mil toneladas (alrededor de 120 mil incluido el mercado interno, la meta también para esta campaña).

En base a un pronóstico de cosecha de 17,9 millones de quintales (representa una suba del 25% respecto a 2009) la proyección es más optimista. Aún así la expectativa de los industriales era un porcentaje ubicado entre el 25%y 28%.

Mientras desde la Cámara de Exportadores de Mosto se mostraron medidos, a las bodegas con un espacio ganado en el comercio exterior de vinos de alta gama la preocupación pasa por que los precios de la uva y también en góndolas no impacten en los mercados.

"Lo más importantes es pensar en la demanda: un tetra a $ 6,50 en supermercados lo sufren los tintos, que son menos sustituible, y también los blancos que tiene más competencia con las cervezas", subrayó Juan Carlos Pina, de Bodegas de Argentina, quien sugirió atender la cotización de la materia prima. "Además del mosto, las exportaciones a granel cayeron 60% en 2009 y si sigue así tendremos más stock de blancos".

Medidas

Lo que sí se pretende asegurar es el cumplimiento del mínimo exigido. De ahí lo de duplicar las multas (no se ajustaban desde 2004), cuya recaudación sirvió para financiar la creación del Fondo Vitivinícola de Mendoza, una iniciativa que ahora podría replicarse también en San Juan.

Ayer, los funcionarios se mostraron prudentes al referirse al contexto de la industria en 2010, aunque sin dejar de reconocer las complicaciones actuales sobre todo en la escasez de tintos. Según los últimos datos del INV, para junio de 2010 las existencias de color serían inferiores a los 2 meses de despachos, mientras que los blancos se ubicarán encima de los 7.

De hecho, en su artículo 3 el acuerdo interprovincial plantea "establecer una fecha de liberación de vinos nuevos de acuerdo a las necesidades del mercado, teniendo en cuenta la alta demanda de vinos de color...".

¿Se puede entonces pensar en una salida anticipada de volúmenes, dadas las circunstancias? "Depende de cómo se desenvuelve la temporada. Se podría emplear en caso de que algo excepcional destruya los objetivos", admitió Mercau.

Comentá la nota