Las cosas del poder.

Las cosas del poder.
Por: Ricardo Roa.

Ricardo Jaime cobraba poco más de 8 mil pesos por mes como secretario de Transporte según su última declaración patrimonial y se movilizaba en un avión privado de 4 millones de dólares. Privilegios del poder. O algo más.

En ese algo más están, por lo menos, los propios misterios del avión. Pertenecía a un banco norteamericano y fue adquirido por una compañía fantasma, con sede en Costa Rica y dueños desconocidos. Salió a la luz tras la aparición y declaraciones ante el juez del piloto que trajo la aeronave al país. Es una luz negra: los gastos del traslado los pagó el hijo de un asesor íntimo de Jaime. Un hombre que también aparece en todas las grandes operaciones económicas del ex secretario de Transporte (ver Avión: ¿quién es Manuel Vázquez, el misterioso asesor de Jaime? ).

El avión de Jaime tiene un significado real y material y otro simbólico. ¿Qué significa ese avión? ¿Para qué lo quiere un secretario de Estado? ¿Vanidad, mera comodidad o un escudo para tapar cosas que se transportan a escondidas? Jaime es un personaje clave en el entorno de Kirchner. Y Kirchner lo sostuvo todo el tiempo: recién cayó después de la catástrofe electoral y cuando se sabía que estaba inevitablemente a tiro de la Justicia.

Este lunes se cumplen dos años de otro episodio con un avión y una valija famosos: el que protagonizó el venezolano Antonini Wilson. Que fue pescado cuando intentó ingresar 800 mil dólares en una maleta donde, según él, había sólo libros. Pero las autoridades argentinas lo dejaron irse de Aeroparque como si nada hubiera pasado, concurrir al día siguiente a un acto en la misma Casa Rosada y abandonar el país. Después pidieron su extradición. Un escándalo.

24 meses más tarde todo está igual. Ni siquiera hay un funcionario acusado. Cosas del poder.

Comentá la nota