Cortocircuitos en el bloque bruerista plancharon la actividad legislativa.

El Deliberante reanudará la labor el 3 de agosto. El fundamento oficial de la postergación de la sesión de mañana fue el brote de gripe, pero las diferencias adentro del bruerismo serían las que estarían haciendo peligrar la gobernabilidad del municipio.
La consigna es no mostrar debilidad, pero las apariencias engañan. El bloque oficialista del Concejo Deliberante comunicó ayer la suspensión por segunda vez consecutiva de la sesión prevista para el miércoles, alegando bajas en el plantel municipal a raíz de la gripe, aunque las verdaderas causas de la ausencia de actividades radicarían en cortocircuitos adentro del propio bloque bruerista, que están impidiendo el consenso en temas fundamentales.

La titular de la bancada oficialista, Susana Gordillo, confirmó a Hoy que en una resolución emitida ayer por el presidente del Concejo Deliberante, Javier Pacharotti, comunicó que no habrá plenario en el día de mañana por las "complicaciones" que surgen a raíz de las bajas de empleados municipales por el brote de gripe A.

Cabe recordar que la sesión pautada para el miércoles también había sido levantada horas antes de comenzar. ¿Con qué argumentos? Supuestas medidas en torno a la gripe A que el oficialismo decidió sobre la marcha: por ejemplo, que los doce ediles que componen el bloque del Frente Renovador Platense salieran a recorrer las calles céntricas repartiendo alcohol en gel.

"No quisieron venir a sesionar para postergar el debate por la emergencia sanitaria, porque había varios temas relacionados con la gripe A en el sumario", habían asegurado desde la oposición al conocer la noticia.

Ayer, los rumores sobre fricciones dentro del propio bloque oficialista corrieron con fuerza alrededor de la suspensión de la actividad deliberativa. La intención es no dejarlas al descubierto, pero las diferencias después de las elecciones se evidenciaron, sobre todo, en torno a quién ocupará el sillón de la presidencia a partir del 10 de diciembre. Y la inminente ruptura de Pablo Bruera con Carlos Castagneto también estaría dificultando la cohesión del bloque.

Ante este panorama, desde la oposición sólo se escucharon quejas al trascender ayer la noticia de la suspensión de las actividades hasta el 3 de agosto, tildando la decisión de "irresponsabilidad política".

"Me parece una imprudencia, el Concejo Deliberante debería mejorar sus funciones pero con este parate sólo se profundiza el funcionamiento ineficiente que viene desarrollando el cuerpo", señaló a Hoy el representante justicialista Sebastián Tangorra. El edil consideró que "esta decisión debe pasar por una dificultad más política que por el funcionamiento técnico del Concejo, no creo que haya una situación irregular de disponibilidad de recursos humanos porque por lo que yo veo el personal no mermó, los empleados están".

Por su parte, el concejal del bloque ARI- Coalición Cívica Oscar Negrelli señaló que "el oficialismo está relegando del debate una situación muy importante como es la emergencia sanitaria, poniendo por encima a sus internas".

En este sentido, mencionó que "el alcohol en gel está en falta en los comedores y hay un sinnúmero de situaciones irregulares en torno a la emergencia que no se están resolviendo". Por el momento, hasta agosto no podrán ser sometidas a debate como consecuencia de los problemas internos que se producen por estas horas en el oficialismo comunal.

Justamente, en dicho contexto, la labor del deliberativo platense recién volvería con normalidad hacia el 3 de agosto próximo. Mientras tanto, los platenses y sus problemas deberán seguir esperando.

Lo que se viene luego del receso

Consultados por Hoy, los referentes del Concejo Deliberante ofrecieron su opinión sobre lo

que será la actividad legislativa cuando se reanuden los plenarios en agosto.

"Habrá temas importantes como varios pedidos de informe sobre la gripe y sobre salud en general que deberán ser respondidos" aseguró Sebastián Tangorra. También, remarcó fundamental trabajar en torno al tema del tránsito.

Por su parte, Oscar Negrelli enumeró que hay "cuestiones fundamentales" que aguardan su tratamiento para el segundo semestre, como la seguridad, el estímulo al empleo, la transparencia en la gestión, la articulación de la banca 25 y el acceso a la información.

"Aparentemente, seguiremos siendo los mismos y no va a haber bajas, con suerte tendremos el bloque unido" apuntó Susana Gordillo respecto al trabajo que tendrá lugar después de las vacaciones.

Además, la concejal, que deja su banca a partir del 10 de diciembre, dijo que aún no habló con Pablo Bruera sobre cuál será su próxima función: "Todavía no conversamos adónde me necesitarán y si mi próximo lugar estará en Municipio o en Provincia", soltó.

Comentá la nota