Cortocircuito opositor para llevar una agenda común al Congreso

Coinciden en temas como superpoderes, retenciones e INDEC, pero difieren en torno a las políticas sociales.
Con el kirchnerismo golpeado por la derrota y el Congreso frenado por el intento oficialista de medir y recomponer fuerzas, la oposición se propone aprovechar ese escenario para tomar la iniciativa: los principales sectores trabajan en una agenda parlamentaria en común, aunque aparecen diferencias de criterio y de forma. Así, se perfila una disputa entre el PROperonismo y el Acuerdo Cívico y Social.

La agenda parlamentaria opositora abarcaba 19 puntos, con consensos en temas institucionales: la derogación de los superpoderes, la reforma del Consejo de la Magistratura y la normalización del INDEC. También para promover una reducción de las retenciones. Las diferencias aparecen en torno a las políticas sociales, a la forma de presentar los puntos y en relación con el intento de arrebatarle al kirchnerismo la presidencia de la Cámara de Diputados.

Así como el oficialismo busca saber qué fuerza parlamentaria mantiene después del golpe electoral, los espacios opositores ordenan sus propias alianzas. La Coalición Cívica, la UCR y el socialismo armaron un frente electoral en varios distritos y analizan llevarlo a un interbloque en el Congreso. En el PROperonismo, aparece una competencia de protagonismo entre el macrismo y el PJ disidente.

Adrián Pérez, jefe de bloque de la Coalición Cívica, contó a Clarín que el espacio apoyará los puntos en común en los que vienen trabajando hace tiempo y se manifestó en contra de presentarlos en conjunto. "No es tiempo para intentar imponer en forma unánime una agenda parlamentaria", aseguró.

Para Federico Pinedo, titular de la bancada del PRO, la iniciativa no apunta a "presionar" al Gobierno sino a darle un "horizonte serio y previsible" a la Argentina: "Si no insistimos con los acuerdos, el país va a tener un problema económico y de empleo grave".

Desde el Acuerdo Cívico argumentan que coinciden con las exigencias de una mejora institucional, pero que intentarán priorizar iniciativas para revertir el deterioro económico y social. Impulsarán el Ingreso Ciudadano a la Niñez (200 pesos por chico) y la reducción del IVA para los productos de la canasta básica, iniciativas que no encontrarían consenso en el PRO.

Otra diferencia aparece en cuanto a la presidencia de Diputados. "Sería positivo que no quede en manos del kirchnerismo", aseguró Pinedo. Adrián Pérez lo descartó: "El kirchnerismo sigue siendo la primera minoría. Si pretendemos que el Gobierno respete las reglas de juego, sería un error enorme dirimir la interna del PJ rompiendo las reglas en un ámbito institucional". Oscar Aguad, jefe de bloque de la UCR, coincidió en ese punto y no descartó acordar una agenda parlamentaria más amplia, aunque aclaró que primero tendrán que cerrar filas dentro del Acuerdo Cívico. La oposición también atraviesa una etapa de reacomodamiento.

Comentá la nota