Cortó la trenza.

Al final, Palacio se va de Boca. Luego de más de cuatro años en el club y de tantas ofertas en el medio, el Genoa se lo lleva para formar dupla con Crespo. Ayer se cerró el acuerdo y hoy se firman los papeles. Arrivederci, Rodrigo.
"El pase está cerrado. Sólo falta la firma". Del otro lado de la línea, un importante dirigente de Boca le confirmó a Olé la noticia del día.

"No es lo que esperábamos, pero está bien. Se logró mejorar la oferta inicial. Es eso o cero".

A otro directivo de Boca le alcanzó con apenas un par de frases para graficar la sensación que deja la venta de uno de los valores más importantes del plantel actual.

"Si se hace el pase, voy a estar feliz".

Y a Palacio le bastó con una sola línea para hacerle saber a su círculo íntimo su deseo personal. Arrivederci, Rodrigo...

Genoa se llama el nuevo destino de Palacio. 4.500.000 de euros (según fuentes oficiales del club), algo así como 6.200.000 dólares, se llama el alivio de la tesorería. Una operación que arrancó hace más de una semana en cifras cercanas a los tres millones de euros y que hoy o mañana se oficializará en un número mayor. Boca se plantó, el Genoa cedió, el intermediario acercó y todo está cerrado. Ya hay acuerdo y sólo falta la firma. Por eso, salvo una catástrofe, habrá final feliz para el jugador y para el club. Olé te cuenta por qué se va...

Luego de tres reuniones en un día se llegó al acuerdo final. Boca se desprenderá de Palacio a cambio de cuatro millones y medio de euros limpios, limará viejas diferencias con el club italiano por el caso de Luciano Figueroa (se le debían 500 mil dólares), y Rodrigo firmará un jugoso contrato por cuatro años, que rondaría los 6.000.000 de euros.

"Ameal está intentando sacar lo máximo posible". Alguien que participó del meeting fundamental, desarrollado en el hotel Emperador y que finalizó cerca de las 21.30, le blanqueó a este diario la postura oficial. Es más, Boca aún pugna por quedarse con un porcentaje en caso de una futura venta que supere las cifras actuales, y tratará de conseguirlo hoy antes de la oficialización de la transferencia. El otro detalle a resolver es la comisión del empresario que acercó la oferta, pero no habrá problemas. Por su parte, a Mario Preziosi, hijo del presidente del Genoa, se le dibujó una sonrisa al final de la reunión. Antes, se lo vio, según testigos, levantando el teléfono a cada rato para consultarle a su padre los números que se manejaban.

En el club saben que la venta se debe realizar sí o sí ahora. El vínculo de Rodrigo caduca en junio del año que viene y la CD es consciente de que en "diciembre no va a querer firmar", argumentando que en seis meses se quedaría con el pase en su poder. Además del alivio que significa para una tesorería en aprietos el ingreso de divisa extranjera, también influye el ahorro del millón de dólares que ostenta el actual contrato del punta.

Palacio también sabe que la venta se debe realizar sí o sí ahora. De hecho, ayer participó de la reunión en la que se cocinó la venta. Lo tienta la posibilidad de jugar en Europa (hasta se entusiasmó con la chance de que su amigo Battaglia se vaya con él), formar dupla con Crespo, engrosar su cuenta bancaria y afincarse en una ciudad de la que ya recibió información. Y marcharse en estos términos le dejará réditos económicos al club, algo que si él se iría con el pase libre no sucedería. Según su entorno, "Rodrigo es agradecido". Ah, y un detalle no menor: enemistado con Riquelme, su relación con JR está más fría que nunca y ya no soporta ciertas actitudes de Román.

54 meses después de aquel enero de 2005 en el que pisó Casa Amarilla por primera vez y, tras coquetear con el Lyon, Barcelona y Lazio, entre otros, Palacio se va con la misma trenza con la que llegó. Pero que ahora ya cortó...

Comentá la nota