"En corto tiempo será grave el tema del agua en Santiago"

Un nuevo problema ambiental enfrenta y une a la vez en la lucha a ambas provincias.
Las denuncias por contaminación que genera el basurero de Pacará Pintado al río Salí y del aire en la provincia de Tucumán se sucedieron a lo largo de estos años. Es por ello que desde allí se comenzó a buscar un nuevo predio donde llevar la basura y tras intentos fallidos, determinó que el lugar donde se emplazaría una "procesadora" de basura sería en Overá Pozo a sólo 37 kilómetros de la capital tucumana. Pero el problema no radica en su implementación bajo las normas de seguridad y sanidad establecidas, sino que lo que genera preocupación es que el traslado no se realiza de acuerdo a estos parámetros.

Según confió a Nuevo Diario, el ingeniero Carlos Morales, uno de los integrantes de la Asociación de Ingenieros, Técnicos y Especialistas (AITE), "este basurero se implementará sin tener en cuenta lo necesario para evitar la contaminación, dado que pretenden sólo trasladar el Pacará Pintado, creando así un nuevo basurero a cielo abierto".

Al respecto el doctor Alfredo Martín, integrante de la asociación y reconocido geólogo expresó que "el problema de contaminación será tan grave en Tucumán como en Santiago". En este sentido, agregó: "Este lugar contaminará en un lapso muy corto, ya que el impacto se verá en 10 ó 15 años".

Asimismo, los especialistas que se trasladaron a la provincia vecina con el fin de evaluar el impacto que producirá en Santiago, explicaron que ello se ocasionará a causa de que "al ser esta una zona de recarga de acuíferos, y de tener el agua muy pura, Santiago se abastece de ellos", y añadió, "en consecuencia si esos contaminantes de los desechos llegan a las napas, contaminarán nuestras aguas, que es lo que consumimos a diario y por ende en poco tiempo Santiago tendrá afectada gravemente la parte subterránea". En la oportunidad el doctor Victorio Mariot, reconocido ambientalista, admitió que "esta situación no sólo afectará el consumo de la Capital santiagueña, sino también a La Banda y toda la zona de riego de la provincia, siendo principalmente afectados Fernández, Forres y Beltrán dado que actualmente se están abasteciendo de esa napa". Asimismo, agregó que "el riesgo es muy grande por los efectos nocivos sobre el agua y porque para descontaminar para consumirla luego, tendrá un costo extra y un largo proceso".

Comentá la nota