Cortínez se quedó sin representante municipal

Marcelo Ramírez dejó este martes de ser el representante del municipio en la localidad.
Fue por decisión de la intendenta Graciela Rosso quien no le renovó el decreto.

Se desconoce quién será su reemplazante.

El mensaje de texto llegado al celular de un cronista de este medio parecía algo tremendista: “Conmoción el Cortínez. La Rosso echó a Ramírez”. Textual de la hora 12.14 del miércoles.

Aunque en rigor la localidad no se vio conmocionada por la decisión de “La Rosso”, lo cierto es que el decreto por el cual el vecino Marcelo Ramírez estaba a cargo de la representación del municipio llegó a su fin y la intendenta Graciela Rosso decidió no renovárselo. En pocas palabras, Cortínez volvió a quedarse, al menos por estas horas, sin “delegado municipal” como dicen en el pueblo.

Este martes, el secretario de Gobierno, José Armaleo, le comunicó a Ramírez la determinación tomada por la jefa de la comuna de no renovarle el convenio que lo ligaba como una especie de subdelegado responsable del Centro de Extensión Municipal del pueblo. “Prescindieron de mis servicios porque a la gestión no le hago más falta”, dijo Ramírez a EL CIVISMO, y agregó que: “si esto es para bien, la voy a apoyar. Sigo siendo un vecino de la localidad, mi familia vive acá y seguiré trabajando socialmente para que Cortínez sigua manteniéndose bien y que pueda crecer en la medida que se pueda”.

Cuando Rosso asumió la intendencia, Ramírez hacía poco que estaba en el cargo que ocupó hasta esta semana. Su relación con Rosso nunca fue más allá de un trato distante y formal. “Yo no hice campaña política para ella. Sólo me dediqué a trabajar con lo que tenía lo mejor que pude porque esa era mi función. Mi trabajo era lo que le redituaba políticamente. Yo tenía muy en claro que no trabajaba como militante”, expresó uno de los vecinos fundadores de UVECOR (Unión de Vecinos de Cortínez).

A la hora de hacer un balance sobre su gestión, destacó el mantenimiento del pueblo, la creación de una plaza y del área de juego en el campo de deportes de UVECOR, el mejoramiento de las plazoletas, la señalización de las calles, la recuperación del edificio de la estación del ferrocarril, la construcción de una rotonda, el desmalezamiento de sectores que estuvieron por años abandonados, el asfalto y la iluminación conseguida como así también el acercamiento del Centro de Extensión con las instituciones sociales de la localidad.

Pero quedan obras pendientes como completar la iluminación del tramo de Tropero Moreira comprendido entre Mosconi y el barrio El Ombú en Pueblo Nuevo.

Ramírez se va sin remordimiento ni enemistado con Rosso, a esta altura de la gestión de la intendenta casi una rareza. “Hay muchas cosas para hacer y esperemos que desde UVECOR podamos seguir trabajando con Graciela por el bien de todos”, manifestó.

ALGÚN DÍA VOLVERÁ

- ¿Qué evaluación hace de la gestión hasta ahora de Rosso en Cortínez?

- Cortínez no escapa a las generales de la ley. La Municipalidad ha hecho en el pueblo lo mismo que hace en Luján, ni más ni menos. Este era el momento de Cortínez y se notaba. Quiero ser sensato y tener cautela, pero ojalá que todo sea para bien porque yo soy hincha de Cortínez y como soy cortinero no tuve problemas en ponerme una motoguadaña en la espalda o juntar residuos.

- ¿Le gustaría que Cortínez cuente con su propia delegación municipal y deje de depender de Pueblo Nuevo?

- Sería lo ideal porque cada lugar tiene su idiosincrasia y no todos los que son de afuera conocen a la gente ni a la historia de Cortínez. Alguien que viene de afuera llega a sacar una planta y esa planta la había donado algún personaje del pueblo y es como tocar un sentimiento. El delegado tiene que ser del pueblo.

- ¿El delegado tiene que ser elegido por la gente o por la intendenta?

- Lo mejor es que lo elija la gente. De lo contrario puede generar algún roce. ¿Si lo elige la gente a quién representa, a la gente o al que le paga por su trabajo? Es un hilo muy delgado. Es difícil separar la militancia política de lo que es la gestión.

- ¿Si algún día el delegado llega a ser elegido por la gente, se presentaría?

- Sí, me gustaría porque soy cortinero y todo lo que pueda hacer por Cortínez lo voy a hacer. Desde mi puesto, yo defendí la gestión de Graciela. Hay que tenerle fe y darle tiempo a las cosas. Nadie nace sabiendo. Ni yo como delegado ni ella como intendenta. Hay que tener buena leche y darle para adelante.

Comentá la nota