En Cortínez, algunos piden el regreso del ex subdelegado municipal

A poco más de un año de su desplazamiento como subdelegado municipal en Cortínez, Marcelo Ramírez reconoce que hay vecinos que piden su regreso al cargo. Mientras tanto, colabora con el pueblo desde su puesto en la comisión directiva de UVECOR.
Su etapa como representante del gobierno municipal en Cortínez terminó hace poco más de un año. Desde entonces, y como hace ya 12 años, trabaja en UVECOR, donde ocupa un lugar en la comisión directiva, aunque no recuerda con exactitud si es revisor de cuentas o tiene otro cargo por el estilo. Reconoce, sin embargo, que varios vecinos se acercaron a pedirle que regrese a la Sub Delegación del pueblo para que gestione obras que puedan repercutir en mejoras para la localidad.

"Me han venido a comentar pero yo estoy al margen de todo eso", dice Ramírez al admitir que algunos de sus vecinos desean verlo nuevamente al frente de la Sub Delegación. "Cuando me alejaron del cargo, hubo vecinos que quisieron levantar firmas pero me pareció que era un ciclo cumplido. Creí que lo que había hecho el gobierno conmigo era para bien pero, aparentemente, para los vecinos no es así", agregó en diálogo con EL CIVISMO.

Mientras tanto, Ramírez confiesa: "Yo sigo aportando desde afuera, desde UVECOR, desde lo personal con proyectos y ganas. Me halaga que los vecinos consideren que la gestión de uno haya dejado una buena impresión".

-¿Qué pasó ahora?

-Algunos vecinos me han venido a ver en forma personal pero no grupal. Cuando me fui, me dieron un pergamino firmado por 80 familias agradeciendo la gestión. Eso lo acepté y lo tengo como un recuerdo pero no quise que levantaran firma porque pensé que iba a ser de gusto.

-¿Le dijeron si van a pedir por su regreso al cargo ante las autoridades municipales?

-Yo estoy ajeno a cualquier movida que puedan hacer los vecinos. Yo no soy quién para decirles lo que tienen que hacer.

La actual subdelegada municipal en Cortínez es Valeria Martino. Ramírez no tiene ninguna objeción para hacerle. No así algunos vecinos, por ejemplo, del barrio El Pinar, que se sienten olvidados de la representación municipal del pueblo. "Yo no puedo opinar porque sería una falta de ética de mi parte. Cuando los vecinos me vienen a consultar trato de mantenerme al margen o a lo sumo los asesoro. Cuando me vienen con algún planteo, los mando a la Delegación".

-¿Cómo es el trato que usted tiene con la subdelegada Martino?

-Yo me puse a su disposición porque estoy para sumar. Lo que hace falta es construir.

-¿Qué está faltando en Cortínez?

-Seguimos con el tema del asfalto desde la entrada. La lluvia tampoco acompaña mucho a la gestión de Valeria porque complica el corte de pasto y la junta de ramas. Pero repito: los vecinos ven cosas y algunas me las plantean a mí y otras a otros miembros de la Comisión. Me halagan que digan que lo mío fue bueno pero no quiero que sea en detrimento de esta chica. Ella sabe que yo estoy a su disposición pero no quiero formar parte de ninguna movida. Ya se lo dije a la gente. Me siento halagado y nada más que eso. Después, depende del gobierno. Si me llega a necesitar se verá, si no, igual sigo trabajando por afuera, colaborando y sugiriendo. Yo tengo un compromiso con la localidad y eso es lo que vale. La realidad tapa cualquier tipo de comentario. Que cada cual saque sus conclusiones si la gestión mía fue buena o mala, o si la gestión de esta chica es buena o mala. La gente sabe. Se puede esquivar una vez pero no muchas veces más. Cuando yo estuve trabajábamos por la camiseta aunque teníamos un sueldo, por un compromiso con la localidad y los vecinos también colaboraron mucho.

-¿Ahora no hay ese mismo compromiso o no colaboran con la Sub Delegación como antes?

-No lo sé porque ahora yo estoy afuera y cambia la perspectiva. Puedo decir lo que viví. Los resultados que los evalúe la gente. Para que nadie se sienta herido, los comentarios me los reservo para mí. Soy una persona de códigos. Cuando me fui o me fueron, dije que iba a respetar los códigos. El pueblo es soberano y si hay quejas por algo será. No quiero entorpecer la gestión de nadie. Yo arrimo propuestas porque en tantos años de trabajo he ganado una cierta experiencia y el que quiera cambiar las cosas que se prenda, que tome el compromiso y mejorar las cosas pero no quiero poner palos en la rueda a nadie. Lo mío es sumar y no restar.

Comentá la nota