Más cortes de ruta suman inestabilidad social en Neuquén

En Añelo continuaba el bloqueo comenzado el domingo. En Huincul, cortaron la ruta distintos grupos. En San Patricio del Chañar, tomaron el edificio comunal y el intendente…dio asueto.
Pese al pacto social firmado la semana pasada por los intendentes de Neuquén con el gobierno provincial, una serie de conflictos comenzó a estallar en el interior de la provincia sin que hasta el momento se haya logrado una solución para poner fin a la protesta.

En Añelo, un grupo de vecinos corta desde el domingo los ingresos a la ciudad en reclamo de una serie de obras de saneamiento pendientes, aunque desde el gobierno provincial consideran que hay otros intereses detrás de la demanda.

Dentro de las obras que se reclaman figura la planta de bombeo que construyó el EPAS cuyas instalaciones pasan por un terreno privado cuyos dueños reclaman el pago de servidumbre mensual. El gobierno se comprometió a pagar una parte de la servidumbre, pero el municipio se niega a asumir ese compromiso.

En Plaza Huincul, a pocas horas de iniciado un corte de rutas por parte de un grupo de mujeres que reclaman ayuda social (pago del programa de capacitación al que pertenecen), otra medida similar se planteó por parte de una veintena de desocupados que reclaman 1.000 pesos a modo de bono navideño.

Las mujeres levantaron el corte luego de un compromiso de las autoridades de hacer efectivo el pago el día jueves. Sin embargo, durante las primeras horas de la mañana se sumó una nueva interrupción en la ruta 22 con el reclamo de la ayuda para las fiestas.

Las amenazas son extender el corte en dirección a Neuquén por lo que no habría posibilidades de caminos alternativos.

En San Patricio del Chañar, un grupo de personas tomó las instalaciones de la Municipalidad en reclamo de la regularización de las tierras que usurpan desde hace poco más de un año.

El tema parece de difícil resolución, debido a que las tierras en cuestión pertenecen a privados y los propietarios reales iniciaron una causa judicial para su desalojo. Los manifestantes rechazan la reubicación del asentamiento a otro lugar, tal como pidió la jueza que entiende en la causa y aseguran que no se moverán desde el lugar hasta tanto tengan una respuesta favorable.

“No está en manos del municipio la posibilidad de una solución”, dijo el intendente Ramón Soto, quien decidió otorgar asueto administrativo (otro más, ver nota “Las minorías violentas ganan solo si la mayoría cede”) a todo el personal ante la imposibilidad de ingresar al municipio.

Comentá la nota