Los cortes de luz llegaron a la Capital

Los barrios más afectados fueron Caballito, Almagro, Puerto Madero, Palermo y Barrio Norte. De Vido volvió a minimizar los inconvenientes. Por las altas temperaturas, los cables de media y baja tensión no resisten. Tampoco aguantan los transformadores.
Los cortes de energía eléctrica llegaron a la Capital Federal. La interrupción del servicio, que en los últimos días se convirtió en un clásico en varias ciudades del interior, ayer se extendió por horas en zonas metropolitanas como Caballito, Almagro, Puerto Madero, Palermo y Barrio Norte. Antenoche también se había cortado el suministro eléctrico en Belgrano. En una jornada en que la sensación térmica superó los 38 grados, se registró un nuevo récord en la demanda de energía eléctrica. Para el Gobierno, los cortes de ayer fueron "mínimos".

Las distribuidoras Edenor y Edesur reconocieron un nivel récord de demanda energética, pero coincidieron con la versión oficial acerca de que las interrupciones se mantuvieron dentro de los parámetros usuales. Sin embargo, en Almagro y Palermo hubo denuncias de usuarios acerca de manzanas enteras que permanecieron sin luz durante al menos seis horas. Los vecinos de Caballito y Barrio Norte reportaron situaciones similares.

La demanda registró a las 14.50 un pico de 19.370 megavatios de potencia, con lo que superó las marcas previas para la temporada.

Julio De Vido dijo ayer que esta semana los cortes del suministro alcanzaron un promedio de 0,45% sobre una red de 5 millones de usuarios, lo que según explicó representa "cifras completamente normales para estas elevadas temperaturas".

Desde Edesur se informó que la demanda de energía creció este mes 7% en comparación con enero de 2008. "El récord de consumo del 28 de noviembre de 2008, que fue una semana tremenda de calor con todas las fábricas trabajando a pleno, se tocó hoy con mucha gente de vacaciones y la industria a media máquina", explicó Alejandra Martínez, vocera de la compañía.

Por su parte, Alberto Lippi, de Edenor, comentó que "los cortes están dentro de los cánones normales" al igual que la disponibilidad energética que reciben las distribuidoras por parte de las empresas de generación. En el sector explicaron que la mayoría de los cortes se debió a inconvenientes en los cables de baja tensión que abastecen a entre 100 y 500 hogares, lo que los hace más aislados.

Las interrupciones reportadas en barrios de la Capital Federal se habían convertido en moneda corriente desde el inicio de la semana en ciudades del interior. Por caso, unas 5 mil personas cumplieron ayer su segundo día sin electricidad en Rosario por un desperfecto en los cables subterráneos, a cargo de la Empresa Provincial de Energía.

En La Pampa, la Cooperativa de Electricidad mantuvo cortes programados durante la semana en Santa Rosa y hasta la Casa de Gobierno provincial redujo su horario de tareas y atención al público para consumir menos. La ciudad del interior más afectada hasta ahora fue Córdoba, con seis horas diarias de interrupción en el servicio y la amenaza latente de los industriales del distrito de suspender personal en caso de mantenerse los inconvenientes energéticos.

Comentá la nota