Los cortes de energía ya alteran la provisión de agua

Es por la dependencia del servicio hídrico de la electricidad. Crece el malestar de la gente por la pésima. El fin de semana, solo en el norte de la ciudad, 16.500 usuarios estuvieron sin agua.
Bajas y subas constantes de la tensión, cortes de energía sin ningún tipo de aviso, escasa presión y cortes de agua que se prolongan por varias horas forman parte del combo que ya fastidia a usuarios del Valle Central desde la semana pasada y que se intensificó el fin de semana producto de las altas temperaturas registradas.

Tanto desde el Gobierno como desde EDECAT reconocen que la concreción de algunas obras después de largos períodos de desinversión vendrían a alivianar las recargas que se producen en el sistema energético, a raíz de los picos de demanda, y que obligan a sacar de funcionamiento a algunas líneas para evitar el colapso general del sistema.

La crítica situación del servicio energético, que tiene a mal traer a los usuarios, se traslada ahora al servicio de agua potable. El problema es que la red de distribución de agua potable tiene una fuerte dependencia del servicio energético para la extracción de agua de las perforaciones y el bombeo hasta la red de distribución. Así, como en un efecto dominó, los cortes de energía derivan, casi indefectiblemente, en la caída del servicio de agua, situación que padecieron decenas de miles de usuarios de la Capital y el interior.

Según confirmó Pablo Murúa, director de Aguas de Catamarca SAPEM, durante el fin de semana al menos diez cortes del suministro de agua se registraron "por razones energéticas". Usuarios de casi toda la ciudad y sus alrededores se vieron afectados por la falta de agua debido, principalmente, a los cortes energéticos.

Solo en el norte capitalino, donde los cortes se extendieron durante todo el fin de semana y el día de ayer, hubo unos 16.500 usuarios afectados. En el barrio Parque La Gruta, por caso, solo contaron con agua tres horas el sábado y tres el domingo.

En la zona sur-oeste, que contempla principalmente los barrios de Villa Cubas, La Tablada y Policial, la falta de agua afectó entre sábado y domingo a unos 40 mil habitantes de ese sector de la Capital.

Hay casos en los que el reestablecimiento de la energía no se traduce en el recupero inmediato del servicio de agua, porque -según explicaron los especialistas- se necesita un promedio de 12 horas para que se presuricen las cañerías y puedan salir por los grifos de las viviendas. Esto supone que, quizás un corte de luz de 40 minutos puede traer un faltante de agua de más de seis horas.

Quejas

Después de semejantes complicaciones, las quejas de los vecinos se incrementaron y no solo se canalizaron a través de los teléfonos de reclamos de EDECAT, Aguas de Catamarca y el ENRE, sino que también inundaron con llamadas a las radios locales y a este diario. En todos los casos, las quejas reeditaban el malestar de no contar, en los momentos de temperaturas más elevadas, con los dos servicios esenciales para morigerar el calor. También manifestaban el temor por el verano que los espera ante un suministro energético caótico.

Además de reconocer cuáles son los puntos más críticos de la distribución energética, desde EDECAT admitieron que los cortes son "imprevisibles" y a la vez "imprescindibles para evitar el colapso del sistema" (Ver Seguirán...).

Sergio Díaz, director de EDECAT reconoció que el centro de la Capital es el sector más afectado por los cortes de luz, sobre todo a raíz de los problemas en la distribuidora de calle Esquiú que, al salir de funcionamiento, deja sin servicio a la mayoría de las oficinas de la administración pública, los bancos, comercios y muchas escuelas. "Una vez que se resuelva el problema en el centro, -anticipó Díaz a Radio Ancasti-se comenzará a trabajar en las áreas que se vinculan a la prestación del servicio de agua, donde la falta de energía provoca la falta de agua".

Por su parte, desde Aguas de Catamarca consideran vital la regularización del servicio energético, del que seguirá dependiendo el servicio hídrico hasta tanto se completen los acueductos que están en construcción.

Seguirán, pero más espaciados

Tras reconocer que "los cortes de energía se sucedieron con una regularidad más frecuente de lo común en los últimos días", desde EDECAT admitieron que los cortes continuarán pero "se van a ver espaciados".

La firma aseguró que antes del fin de semana próximo se irán terminando trabajos tendientes a descongestionar las líneas de mayor sobrecarga, "lo que va a permitir la prestación regular del servicio durante los meses más calurosos del año".

Los cortes que se sucedieron durante las últimas semanas tuvieron lugar, "casi en su totalidad, de manera imprevisible", confirman desde EDECAT, lo que obliga a "actuar de inmediato para sacar de servicio a algún sector, a fin de evitar la sobrecarga de líneas que hicieran mayor en extensión el corte". Y explican que, de no proceder de esa manera, podría colapsar el sistema. Pese al sombrío panorama descripto por la empresa, aseguran que la concreción de nexos o pequeñas extensiones de líneas generan expectativas de mejor calidad del servicio para el verano.

Comentá la nota