Cortes y denuncia: Llevan a la Justicia a los líderes de las marchas

La CTA hizo ayer más de 10 manifestaciones en calles céntricas y piquetes en los accesos a Capital. El Gobierno porteño pidió que se condene a los organizadores de la protesta.
Tras otro día de tránsito infernal, el Gobierno porteño denunció ante la Justicia contravencional a los organizadores de la jornada de protesta de CTA, que provocó más de diez cortes y piquetes.

La marcha, por "la distribución de la riqueza y contra los despidos" cortó al medio a la Ciudad. Desde la mañana hubo piquetes en el puente Pueyrredón, la Riccheri y Constituyentes y General Paz, entre otros accesos. Se sumaron luego cortes dentro de Buenos Aires, principalmente en aeroparque, Tribunales, y varias esquinas de la 9 de Julio (San Juan, Independencia, Belgrano y otras). Las protestas terminaron con una marcha a la sede del Gobierno porteño y luego al Congreso. CTA -enfrentado con el kirchnerismo que le niega la personería gremial- amenazó con un paro general si el Gobierno nacional no responde a sus pedidos de "una ley que prohíba despidos por 180 días, un aumento salarial para trabajadores y jubilados y la asignación de un salario universal por hijos", entre otros reclamos.

Junto a la mega protesta de CTA (que también incluyó más de 45 cortes en la Provincia de Buenos Aires y actividades en todo el país), hubo otra manifestaciones callejeras que complicaron aún más el tránsito. Una misa por la Educación frente a la Catedral obligó a cortar Rivadavia y congestionó el Bajo. Además, frente al Ministerio de Trabajo hubo un reclamo de trabajadores de la papelera Massuh. Y en Belgrano y 9 de Julio, frente al Ministerio de Salud, se realizó otro corte por parte de ex afiliados del Hospital Francés.

Luego de la jornada caótica, el Gobierno porteño denunció a los organizadores de los piquetes ante la Justicia porteña. Es que el artículo N° 78 del Código de Contravenciones indica que "quien impide u obstaculiza la circulación de vehículos por la vía pública es sancionado con uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o multa de $ 200 a $ 1.000", salvo que "con razonable anticipación" le de aviso a la Policía o al Gobierno porteño para que puedan organizar el tránsito.

Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gabinete de la Ciudad, aseguró: "Estamos hartos de que unos pocos invadan el espacio público. Por eso hoy hicimos la denuncia, como siempre que se cortan calles sin pedir permiso".

Para los gremialistas, en cambio, la denuncia obedece a cuestiones políticas. Rubén López, secretario de Relaciones Institucionales de CTA Capital Federal, le dijo a Clarín que "nuestras organizaciones siempre piden permiso cuando van a hacer un acto. Pero sabemos que Macri siempre busca criminalizar la protesta y está en contra de la libertad de expresión. Cuando fue la protesta de los docentes no nos dejaban instalar la carpa, por ejemplo. Sabemos que las marchas de ayer perjudicaron a los automovilistas, pero nuestra lucha también los beneficia a ellos y a todos los trabajadores".

Los castigos contra quienes cortan calles son una tendencia bastante nueva. Según informaron en la Justicia, cuando hace dos años asumió el fiscal general, Germán Garavano, hubo un cambio de postura y, en lugar de investigar a todos los participantes de cada protesta (lo que raramente se hacía) se empezó a sancionar a los organizadores, a los que filman y fotografían. Desde entonces ya hubo 760 causas, casi una por día.

Algunas fueron emblemáticas. A comienzos de mes se conoció un fallo de la Cámara de Apelaciones en lo contravencional que condenó a trabajos de utilidad pública a siete sindicalistas de ATE que en 2005 habían organizado cinco piquetes.

Otro caso muy recordado es el de los 39 cortes simultáneos de la UOCRA en diciembre de 2007, protesta por la cual 11 sindicalistas terminaron acusados en la Justicia contravencional. En lugar de llegar a una condena, arreglaron hacer una probation (repararon escuelas públicas, entre otras cosas). También, integrantes del gremio de los taxistas tuvieron que pagar una multas y llevar gratis a jubilados por un corte en la Avenida de Mayo contra los carriles exclusivos, el año pasado.

Comentá la nota