Cortes de luz: Cantalejo defendió el trabajo de la EPE tras las tormentas

El funcionario dijo que gracias a una serie de medidas tomadas en su gestión, la situación no fue "catastrófica". Sostuvo que el nivel de respuesta fue "muy superior" al que se habría dado hace dos años. "Si no hubiésemos invertido, los cortes hubiesen sido de una semana", aseveró.
El titular de la Empresa Provincial de la Energía, Daniel Cantalejo, reivindicó el trabajo del organismo frente a las contingencias que generaron los sucesivos temporales en diferentes puntos de la provincia. En diálogo con El Litoral, reconoció el malestar y los inconvenientes que causaron los cortes del servicio en los usuarios, pero aseguró que gracias a una serie de medidas que se adoptaron durante su gestión, se evitó una situación de caos. "Tuvimos un nivel de respuesta técnica muy superior al que hubiésemos tenido dos años atrás. Si no, la situación hubiese sido catastrófica", resumió.

El funcionario sostuvo que para analizar el estado del servicio energético no puede soslayarse que se transita "un verano diferente", caracterizado por vientos intensos y lluvias con niveles extraordinarios.

"Pero la EPE se preparó para este tipo de contingencias -aseveró-. Sólo en Rosario, cuando asumimos, teníamos cuatro cuadrillas subterráneas y cinco aéreas; hoy tenemos 22 con capacidad operativa. Y cuando uno habla de cuadrilla, alude a personal que va a trabajar con riesgo eléctrico, que aprende y se entrena en la EPE porque no hay colegio técnico que enseñe este trabajo. El año pasado, también se compraron 114 vehículos y ha ingresado personal (más de 200 personas) que fue destinado prioritariamente a la mantención del servicio. Así, la EPE tiene una respuesta operativa muy superior a la que tenía por el verano de 2007-2008, y eso es lo que nos ha permitido afrontar contingencias tan severas con interrupciones del servicio que de no haber tomado nosotros estas precauciones, hubiesen sido catastróficas. Este nivel de contingencia está teniendo un nivel de respuesta bueno", aseguró.

— ¿Quiere decir que mejor no se hubiese podido actuar?

— Si viene un viento muy fuerte y se caen en la ciudad 80 árboles, no se pueden retirar todos de la calle en forma instantánea. Habrá algunos que se retiran a las dos horas, y otros a las 24 ó 48. Estamos hablando de situaciones donde hubo voladuras de techo, caída de árboles y daños en general, que fueron muy severos. Además, los cortes en Santa Fe nunca llegaron a las situaciones que se están dando ahora en Corrientes, Chaco o Formosa, donde hay cortes rotativos todos los días porque se quemó un transformador de potencia.

— ¿Qué promedio de respuesta han tenido ante los cortes por temporales?

— En media tensión, hemos reparado los cortes dentro del día, y en baja tensión, donde los problemas son numerosos sobre todo cuando hay vientos que afectan toda la periferia de la ciudad, los cortes disminuyeron mucho porque hubo obras y más personal. Allí, las reparaciones en algunos casos se hicieron en el día; en otros, demandaron entre 24 y 48 horas. Pero no hemos tenido cortes masivos como se hubiesen podido tener en otras oportunidades.

—¿Qué hubiese pasado si no se reforzaba el personal?

— No hubiésemos tenido capacidad operativa suficiente, y hubiésemos tenido situaciones, por ejemplo en el centro de Rosario, con una semana entera sin luz. Pero acá contribuye no sólo el personal que hemos incorporado, sino también las obras que se hicieron. Rosario tenía ocho subestaciones transformadoras y ahora tiene once. Santa Fe tiene la estación transformadora Blas Parera que abarca oeste y norte de la ciudad, y estamos avanzando en la estación transformadora Centro.

— ¿Cómo evaluaría el nivel de respuesta que tuvo la EPE: bueno, malo regular?

— Tuvimos una respuesta muy superior a la que hubiésemos tenido hace dos años cuando asumimos la gestión. Pero nos hemos planteado objetivos ambiciosos; porque además de reforzar el personal o pensar en un plan de contingencia que no existía, hoy estamos en la antesala de un salto tecnológico muy importante, donde nuestro principal objetivo es la atención al cliente. Hay varios elementos nuevos, como la creación de un call center (ver El Dato), que va a permitir trabajar coordinadamente para volcar una mayor cantidad de personal a la atención al cliente, que es una de las principales demandas cuando se interrumpe el servicio.

— ¿Entonces cree que fueron eficientes?

— Creo que la respuesta técnica fue muy superior a la que se hubiese dado años atrás. Lógicamente que a quien le tocó ser el último en atenderse, no le vamos a poder explicar que tuvimos una respuesta eficiente. Pero estemos seguros de que si ese corte duró 24 horas, hubiese podido ser de 36 o de una semana.

—Frente al pronóstico de más tormentas, ¿qué medidas van a tomar en lo inmediato?

— Una de las cosas que hemos hecho en esta gestión es un Plan de Contingencia que tiene procedimientos que se van dando en función de la profundidad y gravedad del corte del suministro eléctrico. Allí se arma lo que se denomina un Comité de Crisis, cuando la falla excede los cinco mil o diez mil clientes. Esto nos permite optimizar recursos y cuando se ve saturada la capacidad del personal, está previsto que en forma inmediata se ingrese con personal contratado de otras empresas capacitadas. Esto nos permite soportar picos extraordinarios. En el marco de muchas de estas contingencias que se han dado, hemos contratado a esas empresas y nos han ayudado a levantar tramos de líneas. También hay partidas financieras que nos permiten aportar directamente a la emergencia y flexibilizar la disponibilidad de materiales o combustibles en esas situaciones concretas para minimizar las pérdidas de tiempo.

— ¿Estiman cuánto perdió la EPE por estas contingencias?

— Hay que pensar que la mayoría de temporales se produjo los fines de semana, y allí, una hora extra cuesta el doble. Estas son cuestiones aleatorias que hicieron que los costos se incrementaran, aunque no tengo un monto global porque todavía lo estamos estimando.

Cortes en Rincón y Sauce Viejo

Los distritos ubicados a la vera de la Ruta 1 y la zona de Sauce Viejo, suelen ser epicentro del malestar de los usuarios por los cortes reiterados en el servicio energético. De hecho, los vecinos de Rincón han anunciado para mañana a las 11.30 una autoconvocatoria, a fin de discutir el tema y exigir soluciones.

Daniel Cantalejo atribuyó gran parte del problema a los inconvenientes que genera el arbolado público.

"Tenemos que ver de qué manera se profundizan algunas políticas, que si bien ya están delineadas, hay que hacerlas más efectivas y eficientes, trabajando con las vecinales y las municipalidades. Es necesario ver de qué manera lo que denominamos la franja de seguridad en un tendido eléctrico se respeta sin plantar árboles o haciendo efectiva una poda, que evite la vulnerabilidad del sistema", explicó.

De todas maneras, recordó que está proyectada para la zona costera la estación transformadora Rincón, que sería licitada este año y comenzaría a construirse en 2011. "Con esto, tendríamos una inyección fuerte de potencia que nos permitiría una versatilidad mayor dentro del suministro a toda la Ruta 1, con mayor cantidad de circuitos y confiabilidad", explicó.

En el caso de Sauce Viejo, sostuvo que hay cableados muy obsoletos y trayectos muy largos que deben transitarse con las líneas desde Santa Fe Oeste y hasta cruzar el río. En este caso, recordó que también se proyecta la instalación de una nueva estación transformadora, que irá asociada a la nueva Usina Brigadier López, y que estará radicada en el Parque Industrial.

No atienden...

El call center que la EPE pretende poner en funcionamiento en Santa Fe y Rosario en el primer trimestre de 2010, incorpora un software que permitirá asignar un número de reclamos al cliente que llama, un tiempo estimado de la reposición del servicio y la identificación del domicilio. "Es mucho más que un operador telefónico -aseguró Cantalejo-. Con esto, pretendemos resolver el problema de los clientes que llaman y no son atendidos. Aquí, el mismo software tendrá la posibilidad de dar una respuesta hablada para identificar la contingencia". El sistema funcionará las 24 horas y requerirá entre 40 y 50 empleados.

Resarcimiento

El titular de la EPE reiteró que aquellos vecinos de 9 de Julio al 9500 que perdieron gran parte de sus electrodomésticos por un presunto problema de tensión, deben concurrir a las oficinas comerciales de la empresa y completar una serie de formularios. "Demostrado el caso de que el artefacto fue quemado o afectado por algún error humano de personal de la EPE, está previsto un mecanismo para su reconocimiento. Nosotros estamos investigando internamente el caso", dijo Daniel Cantalejo.

Comentá la nota