Sin cortes, el agro se suma a la protesta nacional

Referentes tucumanos de los productores agrarios se reunieron ayer en la sede de la Sociedad Rural y decidieron acoplarse a la medida de acción dispuesta por la Mesa de Enlace nacional.
Referentes de la principales organizaciones vinculadas al agro se reunieron ayer en la sede de la Sociedad Rural de Tucumán (SRT) para decidir el apoyo incondicional a las medidas que dispuso la Mesa de Enlace Nacional y que comenzarán a regir a las 0 de mañana. Al imperio de la determinación asumida habrá un paro de comercialización de granos y carnes por el término de ocho días, al que Tucumán se plegará.

El titular de la SRT, Manuel Avellaneda fue el anfitrión de un cónclave del cual participaron además los referentes de los productores autoconvocados Rafael Sánchez y Maximiliano Alcocer, entre otros.

Por el momento, si bien se decidió plegarse a la medida de lucha dispuesta a nivel nacional, admitieron los dirigentes que la idea no pasa por perjudicar a los productores, motivo por el cual, por el momento, no se realizarán los cortes de ruta. De todos modos, para mañana en horas de la tarde está prevista una asamblea en la Ramada de Abajo, lugar emblemático de la lucha entablada por el sector de agro contra el Gobierno Nacional, a la cual está prevista la asistencia de sectores vinculadas a maquinarias agrícolas y transportistas. Avellaneda admitió que existe disposición desde la dirigencia, para calmar a las bases, aunque la actitud de aquellas sea confrontativa.

De todos modos, es general la profunda preocupación de los productores, en razón de que además trascendió, que existe en estudio un nuevo proyecto del kirchnerismo, por el cual se estaría estudiando el incremento de las retenciones. Por ello, estiman que existe una suerte de persecución del Gobierno Nacinal para el sector.

"Siento que una chispa puede encender una llamarada", dijo Avellaneda para graficar el estado de ánimo imperante en los productores, resaltando que no se trata sólo del agro, sino que ahora se sumaron la sanidad, los jubilados y otros sectores sociales a las marchas y los reclamos.

Hubo coincidencias al interpretar que el gobernador José Alperovich comparte la preocupación del campo tucumano.

La inquietud de los productores se multiplica por la Ley de Arrendamientos, que si bien por ahora ha sido dejada a un costado, la puesta en funcionamiento de la misma la definieron como un "castigo enorme para el agro tucumano".

En el marco de los reclamos, se suma la falta de pago de las compensaciones, las cuales tienen un atraso de tres meses. "No se aguanta más. Si bien se ve la disposición y la solidaridad de los trabajadores del campo, ya son gente feliz", dijo Avellaneda.

Por último, lo dirigentes admitieron que sienten una fuerte persecución de parte del gobierno kirchnerista, como una suerte de revancha.

Comentá la nota