Que la Corte tome medidas preventivas

Que la Corte tome medidas preventivas
Ciudad de Buenos Aires (Enviada Especial). Los primeros en exponer, en una sala a pleno en el que estuvieron el cineasta Pino Solanas, Nora Cortiñas (Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora), y la rectora de la Universidad Nacional de Salta, Stella Bianchi, entre otras personalidades, fueron los demandantes, el abogado Raúl Ferreyra, quien abundó en detalles sobre la paulatina aceleración de los desmontes (de desmontar 23.353 kilómetros cuadrados en 50 años, de 1937 a 1987, se pasó a desmontar 61.820 kilómetros cuadrados en 19 años, entre 1987 y 2006), dijo que a este ritmo en 15 años desaparecerá la masa boscosa y pidió a la Corte que tome medidas preventivas.
Las palabras del abogado fueron reforzadas por breves intervenciones de un representante aborigen, Dino Salas, de la Comunidad San Ignacio, y otro de los criollos, Alfredo Riera, presidente de la Asociación de Pequeños Productores del Chaco Salteño.

"Venimos a pedirle que nos tenga en cuenta", dijo Salas a los jueces de la Corte, de la que solo faltó Carlos Fayt por encontrarse enfermo. Les pidió que tengan en cuenta que los desmontes afectan también "a los animalitos" y recordó que entre criollos y aborígenes los seres humanos afectados por la tala indiscriminada rondan los 12 mil.

"Estoy reclamando por esa naturaleza que está desapareciendo. Es mi país, es nuestro país", afirmó.

Riera, nieto del primer poblador de Hickman, sostuvo que el Chaco salteño está "empobrecido por los desmontes", que ayudaron a que el clima sea más duro, y a la aparición de enfermedades como la fiebre amarilla y el dengue. Acusó al gobierno provincial de dejarlos "abandonados" a su suerte.

"Si seguimos con este método (de avances de los desmontes) vamos a quedar sin comunidades y sin criollos. Tal vez a eso apunta el Gobierno de la provincia, a que se despueble para sembrar un grano más soja y criar más. No entiendo eso", concluyó.

Comentá la nota