La Corte Suprema, más cerca de despenalizar la tenencia de drogas

Aunque hay acuerdo de la mayoría de los jueces, firmarían el fallo recién en febrero.
La Corte Suprema está cada vez más cerca de resolver que la tenencia de drogas para consumo personal no debe ser sancionada penalmente. Los jueces del máximo tribunal opinarán que tener drogas "en pequeñas cantidades" no constituye un delito, y por lo tanto los acusados quedarán al margen de cualquier persecusión penal.

Fuentes de la Corte confirmaron a Clarín que esta sentencia está casi lista, pero "difícilmente salga el lunes 29", el día en que se realizará el último plenario del año. Todo indica que el fallo podría ser firmado en las primeras semanas de febrero.

El 23 de marzo pasado, Clarín había anticipado que esta resolución ya estaba lista, y que contaba con el apoyo de la mayoría de los jueces de la Corte. Pero la decisión interna de firmar este fallo aún no estaba tomada. Ahora, en cambio, los jueces tendrían la voluntad de hacerlo, tras la feria judicial de enero.

La decisión de la Corte coincide con la posición del Gobierno sobre la legalización de la tenencia de drogas para consumo personal. Esta postura consiste en reemplazar la sanción penal por la asistencia médica, y optimizar así los recursos de la justicia para investigar y condenar a los vendedores de estupefacientes.

Según cifras de la justicia, casi la mitad de las causas por drogas (el 47% de los casos) de todo el país se inician contra portadores de pequeñas cantidades, en operativos policiales que se realizan -por ejemplo- en un recital o a la salida de un boliche.

La posición de la Corte sobre este tema tuvo sus idas y vueltas a los largo de la historia. En 1978, durante la dictadura, estableció en el caso "Colavini" que era constitucional sancionar la tenencia de drogas para uso personal.

En 1986, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, la Corte volvió a examinar el problema y firmó el fallo "Bazterrica", donde opinó lo contrario, y declaró inconstitucional la penalización de la tenencia de estupefacientes en pequeñas cantidades.

Luego, en 1990, durante el gobierno de Carlos Menem, una Corte con otra composición retomó el criterio del caso "Colavini" y volvió a penalizar la tenencia.

Ahora, la Corte planea volver a los argumentos del fallo "Bazterrica" y despenalizar la tenencia para consumo personal por tratarse de "actos privados de los hombres, que no ofenden la moral pública o afectan a terceros", y por lo tanto escapan a la acción de los jueces, como establece el artículo 19 de la la Constitución. Sostendrán, en cambio, que estos casos son objeto de la asistencia médica.

Entre los primeros jueces de la actual Corte que elaboraron su voto en este sentido están Raúl Zaffaroni, autor del primer borrador de sentencia, y Juan Carlos Maqueda.

Los otros miembros de la Corte que apoyarían este fallo son Enrique Petracchi, quien en 1986 firmó el caso Bazterrica y avaló con argumentos propios la despenalización; Carmen Argibay, una jurista con una postura de avanzada en los temas penales; y Ricardo Lorenzetti y Elena Highton, dos jueces que han apoyado las iniciativas tendientes a desarmar los viejos fallos de la "mayoría automática" que acompañó al menemismo.

El séptimo juez, Carlos Fayt, ya tomó postura sobre el tema en 1986, al votar en disidencia con Petracchi, Augusto Belluscio y Jorge Bacqué. Y en 1990, cuando se sumó a la mayoría y avaló la penalización. Se espera que ahora repita estos argumentos.

El caso que eligió la Corte fue iniciado por dos personas, Villacampa y Mindurry, quienes apelaron una sentencia de la justicia de Rosario, confirmada por la Cámara de Casación, que los condenó a uno y dos meses de prisión en suspenso por "tenencia de estupefacien tes para consumo personal".

Esa causa se había iniciado cuando la policía los encontró con un cigarrillo de marihuana a cada uno. La apelación ante la Corte reclamó la inconstitucionalidad del artículo 14 de la ley 23.737.

En febrero de 2007, la Cámara federal de La Plata declaró la inconstitucionalidad de ese artículo. Lo hizo en un caso donde sobreseyó a una persona que había sido detenida en la calle por llevar un gramo de marihuana.

Por otra parte, el próximo lunes, en el último plenario del año, la Corte tiene previsto aprobar una acordada que permitirá agilizar la marcha de las investigaciones por violaciones a los derechos humanos. Esta medida se planteó a raíz de la polémica desatada tras la decisión de la Cámara de Casación, que recientemente dispuso la libertad de una veintena de represores.

También el tribunal podría tratar un recurso presentado por los indios wichis, quienes fueron a la Corte para frenar los desmontes en el Chaco salteño. A mediados de diciembre, una docena de caciques de esa comunidad presentaron una demanda judicial para intentar frenar los desmontes en cuatro departamentos de Salta, que representan más de un tercio de la superficie provincial.

Comentá la nota