La Corte sigue sin tribunal para la megacausa por usura

Hoy será sorteado el juez reemplazante de Gustavo Ferraris, quien se excusó de intervenir en el expediente.

Hoy será sorteado el juez que reemplazará a Gustavo Ferraris en el tribunal de la Corte que resolverá la casación que interpusieron los imputados de una emblemática causa por usura, en agosto último, luego de que la Cámara Cuarta en lo Criminal rechazara sus pedidos de suspensión de juicio a prueba.

Ferraris, por razones que no trascendieron hasta ayer, se excusó de intervenir en el expediente que inició hace siete años un jubilado del barrio Santa Victoria, Juan Martín Royano, contra el prestamista Alfredo Flores Torres y la escribana Estela Plaza. Ambos fueron procesados por "usura en concurso ideal con falsedad ideológica de instrumento público", en tres hechos, y las audiencias del juicio habían sido fijadas entre el 4 y 11 de agosto último.

En los días previos, sin embargo, los imputados hicieron uso del instituto previsto en el artículo 76 del Código Penal y requirieron la suspensión del juicio a prueba. Sus pedidos fueron rechazados el 4 de agosto por la Cámara Cuarta y las defensas técnicas de ambos procesados, poco después, interpusieron recursos de casación e inconstitucionalidad que deberán ser resueltos por la Corte de Justicia de Salta.

En tal sentido, y luego de ser notificado sobre el sorteo del juez que suplantará a Ferraris, Royano lamentó que la resolución de su causa aparezca hoy inminentemente postergada hasta plazos que no se presumen cercanos.

"Pasaron tres meses desde la suspensión del juicio y la Corte ni siquiera tiene integrado todavía el tribunal de casación", lamentó Royano.

"Cuando se fijó la fecha del juicio, pensábamos que nuestra larga espera había llegado al final, pero hoy nos encontramos con la misma incertidumbre de siempre y sentimos que pasará otro año más sin un pronunciamiento definitivo de la Justicia", subrayó Royano, con respecto al sentir de su grupo familiar -son nueve personas, incluidos varios niños- bajo el techo que defienden sin respiro en el pasaje La Poma al 2200.

"Cuánto más tendremos que esperar", se preguntó el jubilado del barrio Santa Victoria, tras recordar que una nueva feria judicial está prácticamente encima y la Corte tiene un sinnúmero de expedientes que tratar y resolver.

Al respecto, el abogado Santiago Pedroza recalcó que la causa de Royano demuestra hasta qué punto se necesita contar en Salta con un tribunal de casación penal -como ya es usual en otras provincias- para avanzar en la modernización de su sistema judicial.

Iniciada a fines de 2001, la causa Royano pasó por las manos de cuatro jueces de instrucción penal, subió dos veces a la Cámara y llegó por primera vez a la Corte incluso antes de ser elevada a juicio en diciembre de 2001 por el juez Martín Pérez. En este largo recorrido se plantearon y resolvieron recursos de toda naturaleza, recusaciones e inhibiciones que hicieron del expediente iniciado hace siete años una mega causa, con ocho cuerpos acumulados.

--------------------------------------------------------------------------------

Comentá la nota