Corte de ruta y tensión tras el desalojo en Villa Albertina 2008-11-29 00:00:00

Las más de 400 familias que habían usurpado un terreno en la intersección de las calles Homero e Itatí, Villa Albertina, fueron desalojadas ayer por la mañana en medio de un importante despliegue policial. Los residentes de la zona bloquearon el paso en el lugar y exigieron quedarse con el terreno.

La antigua chanchería de Villa Albertina se convirtió, durante una semana, en el terreno elegido por más de 400 familias para construir sus hogares, pero tras la llegada de una orden de desalojo ayer por la mañana, los vecinos debieron abandonar el terreno. Según indicaron en diálogo con Info Región, su intención es apropiarse del terreno, ya que “hace más de 20 años que está abandonado y es muy inseguro”.

“En una semana desmalezamos parte del monte, encontramos cualquier cosa aquí adentro. Incluso tuvimos que llamar a la policía porque hallamos restos óseos en el descampado. Realmente es una vergüenza. Nosotros somos vecinos de Villa Albertina y lo único que queremos es que nos den la oportunidad de poder tener un terreno propio”, relató Norma Gómez. Y agregó: “No queremos armar una villa, sino todo lo contrario. Somos gente trabajadora, pero necesitada. Esperamos que los funcionarios escuchen nuestro reclamo y nos brinden una solución”.

Por otro lado, denunciaron que los miembros de la fuerza se presentaron sin previo aviso y quemaron algunas de las precarias viviendas que se habían levantado hace pocos días.

“Nadie nos había notificado sobre el desalojo. De golpe nos encontramos con todos los policías tirando los ranchos. Además se aprovecharon de que la gran mayoría de los hombres estábamos trabajando y que nuestras señoras no podían retirar todas las cosas. Los efectivos le prendieron fuego a mi casita y todas las cosas que teníamos dentro se quemaron”, aseveró Fabián Recondo, que actualmente alquila junto a su familia una pieza en la zona.

En tanto, los enojados vecinos se dirigieron hacia Puente La Noria con el objetivo de interrumpir el tránsito y manifestarse en contra del desalojo, pero la gran presencia policial que se encontraba allí los obligó a retirarse. Es por ello que terminaron bloqueando el paso en la calle Homero, y varias líneas de colectivo debieron desviarse de su recorrido habitual.

“Ningún integrante de la Municipalidad se acercó a dialogar con nosotros, parecemos argentinos de segunda, es por eso que intentamos cortar Puente La Noria. Cuando llegamos, los policías nos dijeron que tenían orden de reprimir y que nos teníamos que ir. Cortamos la calle Homero, con la intención de que alguien escuche el reclamo”, remarcó José Luis, ante la consulta de este medio.

En algunos casos las familias terminaron apostándose a la vera del Arroyo del Rey, lo que representa un verdadero peligro para la gente, debido a la cercanía con el afluente.

“Esto estaba abandonado, si bien las condiciones no son las mejores queremos seguir aquí. Vamos a intentar quedarnos por todos los medios posibles porque necesitamos nuestro propio espacio”, afirmó Gómez, mientras las gomas ardían en medio de la arteria.

El operativo de desalojo comenzó alrededor de las 6 de la mañana, cuando cinco camiones de Infantería se hicieron presentes en el lugar y efectivos policiales exigieron a los vecinos que retiren sus pertenencias.

Comentá la nota