"La Corte responde a las inquietudes de cada época"

Una disertación del juez federal de Quilmes.
Luis Antonio Armella pasará a la historia como el juez federal al que le tocó velar por la ejecución de la sentencia dictada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación el 8 de julio de 2008 en la causa "Mendoza". En ella, el tribunal dispuso un plan de saneamiento ambiental de la cuenca La Matanza-Riachuelo, en la que viven 4 millones de personas. Por las particularidades del caso, por la relevancia de lo que está en juego y por las innovaciones procesales, "Mendoza" es de los pronunciamientos más significativos de la actual Corte.

El juez de Quilmes disertó sobre el tema en el Poder Judicial de la Provincia. "Uno siempre espera que sean el Ejecutivo o el Legislativo los poderes que reaccionen y que hagan las cosas, y que el Poder Judicial se limite a cumplir su rol, que es el de ejercer el contralor. Pero, en caso de que no sea así, celebro que la Corte, sanamente, fije políticas y marque rumbos en cuanto a lo que hay que hacer. No puede ser que imperen cuestiones de egoísmo entre los poderes. Debe buscarse la mejor calidad de vida para los habitantes. No importa quién lo haga o quién lo fije. Lo importante es que la gente viva mejor", explicó a LA GACETA.

A Armella, que es hijo de un tucumano, no le sorprende que una causa sobre una cuestión ambiental sea, prácticamente, con una de las que más se identifique a la Corte en su actual composición. "Esta siempre ha respondido a las inquietudes de cada época. En su momento, en 1945, la Corte habló mucho sobre Derecho Laboral. Tras 1983, hizo hincapié en los derechos humanos; discusiones que, gracias a Dios, fueron superadas. A esta Corte, por evolución, le tocó hablar sobre los derechos de tercera o cuarta generación, como lo es el Derecho Ambiental. Otra vez, se ha dado un paso histórico", dijo.

El plan establecido por la Corte, respecto del Riachuelo, incluye saneamiento de basurales, limpieza de márgenes de río, expansión de la red de agua potable o desagües pluviales. Armella insiste en que esto no implica invadir las atribuciones de otros poderes. "Se lo hizo con una sana intención: optimizar la gestión y buscar como último objetivo la dignidad y la calidad de vida del ser humano. Hay gente que no puede esperar. Mientras discutimos si invado (o no) la esfera de otro poder, hay personas que se están enfermando o zonas que siguen siendo ampliamente dañadas en lo ambiental", recalcó.

Sbdar destaca el valor de las causas ambientales

Claudia Sbdar, vocal de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia, promovió la visita del juez federal de Quilmes, Luis Antonio Armella, porque considera que el Derecho Ambiental ha cobrado una relevancia que está ligada a una aflicción que es la de toda la humanidad: el deterioro del planeta.

"Hay que capacitar a toda la gente que, en la Justicia, deba vincularse con una causa en la que se discuta esta problemática, de manera que estén en las mejores condiciones para abordar la temática. Hasta no hace mucho tiempo, el Derecho Ambiental era una asignatura que no formaba parte de la preparación académica de la mayor parte de quienes hoy trabajan en el Poder Judicial", explicó Sbdar.

La magistrada precisó que, por ejemplo, respecto de la causa vinculada a la cuenca La Matanza-Riachuelo, la Corte Suprema de la Nación se ha hecho eco de un serio problema social. "Ha tomado cartas en algo que tiene más de 100 años, porque esta contaminación no tiene un día ni dos. Había en este caso una necesidad evidente, urgente, sanitaria, relacionada con las condiciones en que vive un número muy importante de personas en nuestro país. Está claro que se trataba de un reclamo social que la Corte ha escuchado y del que ha sabido hacerse cargo", subrayó.

Comentá la nota