La Corte resolverá el martes despenalizar la tenencia de drogas para consumo personal

La Corte resolverá el martes despenalizar la tenencia de drogas para consumo personal
Los ministros de la Corte Suprema acordaron dar a conocer el martes próximo la decisión que declara inconstitucional los procesos abiertos contra personas que poseen estupefacientes para consumo propio. La medida es respaldada por el Gobierno nacional, pero es criticada por Daniel Scioli y por la Iglesia Católica. PERFIL accedió a los fundamentos del fallo, en el cual los jueces buscan evitar interpretaciones amplias y acotar el ámbito permitido para el consumo.
Luego de varios meses de debate la Corte Suprema de Justicia finalmente despenalizará la tenencia de drogas para consumo personal el próximo martes 25. Con esa decisión declarará la inconstitucionalidad de los procesos penales abiertos a personas que poseen estupefacientes para consumo personal. "La persona será considerada un adicto, antes que un delincuente", anticipó a PERFIL una alta fuente de la Corte Suprema.

El dictamen, que se emitirá con el acuerdo de todos los jueces, será "bastante acotado" y buscará "eludir interpretaciones amplias" respecto del tema. "Se dejará en claro que no habilitará la libertad para la comercialización de estupefacientes", explicaron desde el alto tribunal.

Los ministros consideran que es "el momento oportuno para fijar límites a la situación actual" que se enfrenta por el flagelo de la droga. El fallo, que lleva meses de discusión puertas adentro, será emitido con el acuerdo de los jueces, pese a las opiniones divergentes entre gran parte de sus miembros.

Lo que sí está claro es que la Corte Suprema de Justicia quiere modificar su jurisprudencia actual y lo hará recogiendo la experiencia de todos estos años. La mayoría de los magistrados observa que la normativa actual es difusa y su interpretación provoca equivocaciones.

Argumentos. "La intención de los magistrados es determinar cuál es el ámbito privado en el que se aplicará. Se tratará de delimitar con precisión las condiciones que deberá tener el ámbito que rodea al adicto para considerarlo público o privado. Son muchas las variables a considerar, ya que tampoco la Corte permitirá la tenencia de drogas fuertes y se determinará cuáles de las sustancias son fuertes y blandas, y el daño que producen", agregó otra fuente del alto tribunal.

El sector de los ministros más antiguos de la Corte Suprema propuso postergar unas semanas la salida del fallo porque temían que fuera considerado resultado de la presión de los medios. Sin embargo, la puja de los miembros más nuevos terminó por imponerse sobre el resto de los jueces. Habrá tolerancia cero para la tenencia de paco (pasta base de clorihidrato de cocaína) en el consumo. Uno de los puntos que mayor fricción generaron con los obispos de la Conferencia Episcopal Argentina. El anticipo de un dictamen en este sentido también había despertado controversia en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y en la administración del gobernador Daniel Scioli. En un principio, la Corte Suprema analizó emitir su dictamen a través del caso Villacampa, en el que al imputado se le habían secuestrado dos cigarrillos de marihuana. Pero el tema Villacampa prescribió. Por eso, según trascendió en el Palacio de Tribunales se analizaron cinco casos y el problema radicó en que ninguno de ellos se aproximaba al consenso que buscaban los jueces.

Se sabe que la Corte Suprema lanzará un fallo con detalles jurídicos que complementen lo que la doctrina Bazterrica no profundizó previamente. Se señala que no se despenalizará el consumo de paco ni de ninguna otra sustancia que genere daños irreparables. Hay una premisa inconfundible entre los miembros: todas las drogas son malas.

La despenalización de la tenencia para consumo personal es un tema delicado para los miembros de la Corte. Pese a la resistencia de varios sectores, el fallo tratará de hacer hincapié en la rehabilitación de los adictos y en la contención de los enfermos y su familia. También se espera que haya más de un renglón abocado a la responsabilidad de los jueces del fuero civil para garantizar los tratamientos de los pacientes. El mayor temor de los jueces es que el dictamen genere más violencia e inseguridad, por eso serán cautos a la hora de la redacción.

El aval de los expertos

El último informe elaborado por el Comité Científico Asesor en Materia de Control del Tráfico Ilícito de Estupefacientes, que integran camaristas, jueces, fiscales y funcionarios del Gobierno, concluye que "el consumo de estupefacientes no puede ser considerado como delito. Se trata de una problemática de naturaleza socio-sanitaria que exige políticas públicas enmarcadas en este contexto".

Y agrega que despenalizar la tenencia escasa de cantidad de drogas para consumo personal no supone ningún reconocimiento de la legitimidad de su uso, "sino por el contrario, parificarla con el consumo de otras sustancias no incriminadas penalmente para posibilitar abordajes preventivos y asistenciales, no interferidos por el sistema penal".

Por último, el dictamen sugiere que es "imprescindible centrar las políticas públicas en las personas y sus necesidades y dejar de lado toda utopía de solucionar el problema sacando a las drogas de circulación".

El Gobierno y los jueces, del mismo lado

El último episodio en el que se discutió la despenalización de la tenencia para consumo personal terminó con un pequeño incidente. Sucedió hace tres semanas, cuando dos jóvenes fueron desalojadas del Congreso de la Nación cuando insultaron al ministro de la Corte Suprema, Raúl Eugenio Zaffaroni, por su adhesión al proyecto de despenalización de la tenencia de drogas para consumo personal. Ante un amplio auditorio, las dos jóvenes gritaron que el ministro de la Corte Suprema "no tiene que ver con los derechos humanos" y aseguraron que "las drogas generan una adicción". Alteradas, las mujeres agregaron a los gritos que "una persona adicta no es libre, las drogas destruyen la mente, le quitan la capacidad de pensar a los jóvenes".

Sorprendido por la reacción, Zaffaroni pidió que las personas fueran sacadas de la conferencia. "Por favor; calculo que por dos o tres histéricos no se puede alterar el orden de un evento", dijo con firmeza.

Fue durante la celebración de la Conferencia Latinoamericana sobre Políticas de Drogas, en la que participó el actual jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; la coordinadora del Comité Científico Asesor en Materia de Control del Tráfico Ilícito de Estupefacientes, Mónica Cuñarro, y numerosos especialistas de México, España, Chile, Brasil y Uruguay.

La presencia de Fernández en el debate no pasó inadvertida para los asistentes. Su participación en la apertura de la jornada se leyó como un apoyo explícito por parte del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner al fallo que en los próximos días dará a conocer la Corte Suprema respecto de la despenalización de la tenencia para consumo.

Comentá la nota