La Corte le pegó un golpe al Grupo Soldati

El grupo que fue ícono de los noventa deberá revisar su convocatoria y volver a negociar con bonistas. Una causa penal pone más presión
La Corte Suprema de Justicia revocó la homologación del concurso preventivo de acreedores de la firma Comercial del Plata, perteneciente al Grupo Soldati, y devolvió el caso a la sala D de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial para que vuelva a pronunciarse sobre la cuestión.

En un extenso fallo de 73 carillas, el máximo tribunal consideró que el acuerdo resultaba "abusivo" y que afectó "el derecho de propiedad de los acreedores" al permitir la enajenación del 81% del paquete accionario de la Compañía General de Combustibles (CGC) a un tercero.

Se trató de una sentencia dividida en la que el voto mayoritario fue elaborado por los ministros Ricardo Lorenzetti, Carlos Fayt y Raúl Zaffaroni, mientras que Elena Highton de Nolasco resolvió en igual sentido, pero con un voto diferenciado.

En tanto, los jueces Juan Carlos Maqueda y Enrique Petracchi fallaron en disidencia, con la adhesión de Carmen Argibay, considerando que el caso no era de competencia de la Corte.

Sociedad Comercial del Plata ingresó en convocatoria de acreedores en 2000 y acusó un pasivo de 700 millones de dólares. Durante los años noventa, el Grupo Soldati participó y ganó varias de las privatizaciones de empresas públicas. Luego desarmó sus tenencias y se concentró en Parque y Tren de la Costa, proyecto al que luego le sumó el casino. Su sobredimensionamiento, junto con la caída económica desde 1998 en adelante del país, fue el talón de Aquiles de sus negocios. Sus intereses en la Compañía General de Combustibles y la mejora del precio del petróleo le permitieron rearmarse.

La fiscal Alejandra Gils Carbó junto con el Banco Provincia interpusieron esta causa. Los jueces de primera y segunda instancia homologaron el concurso, pero la Corte ayer lo rechazó. Ahora la empresa deberá convocar a una nueva asamblea y lograr mayor consenso de los tenedores de obligaciones negociables. Según informaron fuentes cercanas a Comercial del Plata, el resto de sus inversiones no se ven afectadas. Para las fuentes judiciales consultadas, existe peligro de quiebra por la acusación de fraude. En paralelo, la Corte Suprema deberá resolver también una causa penal por tentativa de estafa iniciada por Gils Carbó contra la plana directiva de la empresa y la jueza en lo comercial en primera instancia que llevó el concurso, Norma Di Noto.

Comentá la nota