En la Corte hay malestar y creen que las críticas son excesivas

Pese a que prefiren ser cautos, casi todos los jueces se quejan por la presión del Gobierno
En la Corte Suprema, el malestar es notorio y varios jueces creen que la presidenta Cristina Kirchner se equivocó el domingo pasado cuando atacó a la Justicia por la demora en los juicios, y que se volvió a equivocar ayer, cuando insistió en esa posición.

"Cristina sembró vientos y está cosechando tempestades", dijo un ministro del máximo tribunal a LA NACION. Consideran que la mandataria los maltrata y que sus críticas son excesivas.

El conflicto mediático y político entre los dos poderes estalló el domingo, cuando Cristina Kirchner afirmó, en la apertura del período ordinario de sesiones del Congreso, que toda la responsabilidad por las demoras en los juicios recae en la Justicia. Eso había motivado, anteayer, una dura réplica de la jueza Carmen Argibay, a lo que la primera mandataria replicó ayer.

El deterioro de la relación entre el Gobierno y la Justicia lleva más de un año, cuando el tribunal sorprendió al Gobierno con algunos fallos que marcaban independencia de criterios y también fue palpable el año pasado, cuando el ex presidente Néstor Kirchner, titular del justicialismo, pidió durante un acto político al titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, que rectificara una información vinculada con la resolución 125 y el debate sobre las retenciones al campo.

El domingo, Cristina Kirchner volvió a ser urticante para la mirada de los jueces. Escuchaban su discurso dos invitados particularmente involucrados: Lorenzetti, que fue designado durante el gobierno de Néstor Kirchner, y Juan Carlos Maqueda. Esos son los dos jueces con más cintura política del tribunal.

Como anticipó LA NACION en su edición de lunes, el discurso de la Presidenta no fue bien recibido. "Cristina desconoce todo lo que hicieron la Corte y la Justicia para agilizar estos juicios. Podría haber dicho que algunos jueces son lentos y podría haber relativizado su crítica, pero la generalizó y atacó a toda la Justicia. No leyó el discurso; improvisó y se equivocó gravemente", dijo uno de los magistrados supremos.

Esos dichos fueron motivo de muchas conversaciones entre los jueces, pero formalmente, en el acuerdo del martes, los jueces no hablaron abiertamente de esta controversia y se limitaron a analizar el avance de los juicios, repasaron la acordada que habían dictado en diciembre para agilizar esas causas y decidieron invitar a los tres poderes -mediante sendas notas- a formar una comisión tripartita.

Pero los dichos de la Presidenta irritaron a todos los jueces del alto tribunal. Argibay, el jueves, hizo explícito ese común sentir y le respondió a la primera mandataria, y Carlos Fayt, en forma expresa, respaldó a Argibay. "Comparto y ratifico lo que ha dicho la jueza Argibay. Ha señalado con seriedad y responsabilidad un cuadro de situación que corresponde a los poderes políticos solucionar", dijo ayer, en relación con la falta de magistrados y de recursos del Poder Judicial.

"Argibay y Fayt son temperamentales y le dicen a la prensa lo que sienten. Pero todos los jueces opinan lo mismo", afirmaron en la Corte.

"El ministro de Justicia también se equivoca. Aníbal Fernández dice que la Corte nunca formalizó sus reclamos ante la Presidenta. Pero no es así. Respecto de los 500 millones de pesos que afirman que la Corte tiene ahorrados, están en una cuenta bancaria, pero la Corte nos los puede usar sin autorización de la Jefatura de Gabinete, con la que hablamos reiteradamente. Por eso, Lorenzetti reclamó autarquía presupuestaria", explicó una fuente del alto tribunal.

Y agregó: "Respecto de la necesidad de crear más tribunales y nombrar más jueces, la Corte envió una carta a Fernández el 15 de julio pasado, para pedir la crearon de dos tribunales orales en la Capital, por ejemplo".

Comentá la nota