La Corte bonaerense ordenó que Porretti asuma como concejal en Pinamar

El Concejo Deliberante de Pinamar deberá dejar asumir al concejal electo Roberto Porretti, luego de que la Suprema Corte dictara una medida cautelar haciendo lugar a un pedido del destituido ex intendente de esa ciudad.
Porretti fue electo en los comicios de junio, pero el Concejo le impidió asumir por considerar que no era idóneo para desempeñar el cargo.

Esa decisión fue adoptada en medio de una feroz disputa política que aún permanece en el distrito, luego de que Porretti fuera destituido por los concejales que lo encontraron responsable de presuntas irregularidades administrativas.

El ex intendente estuvo incluso detenido en una causa por presunto cohecho en perjuicio de empresarios de la noche de la localidad balnearia.

Luego de ese trámite judicial, el Concejo comenzó una investigación administrativa que terminó con la destitución del ahora ex intendente.

Sin embargo, Porretti ganó primero la interna del justicialismo y luego se presentó como candidato a concejal por el PJ en junio, donde incluso triunfó en la elección.

Pero el Concejo, que conserva aún la mitad de los ediles que lo destituyó, se opuso a la asunción el último 10 de diciembre.

Así, se abrió una nueva disputa judicial ya que el concejal electo realizó un planteo que terminó resolviendo el alto tribunal bonaerense en las últimas horas.

En rigor, la Junta Electoral no había objetado a Porretti cuando se anotó como candidato ni cuando le entregó el diploma como concejal electo.

Los abogados del ex intendente señalaron que la decisión de los ediles era "manifiestamente irrazonable, abiertamente arbitraria y claramente inconstitucional por violación del debido proceso legal".

La Corte consideró que la decisión del Concejo "tiene por efecto una alteración en su composición y, por tanto, afecta en modo potencialmente indebido el ejercicio de los derechos del (concejal) electo y del electorado local".

Por lo tanto, resolvió dictar una medida cautelar, suspendió las decisiones adoptadas por el Concejo y le ordenó al cuerpo deliberativo tomar juramento e incorporar a Porretti, todo hasta que se expida sobre la cuestión de fondo del planteo.

Cabe acotar que el capítulo del enfrentamiento político en Pinamar no ha concluido, ya que el gobierno provincial convocó a elecciones para el 28 de marzo, para completar el mandato que quedó trunco tras la destitución de Porretti.

Y, en ese marco, el propio Porretti podría anotarse como candidato, algo que es rechazado por sus opositores con el argumento de que no podría presentarse para completar el mandato por el que fue destituido.

Comentá la nota