La Corte y Binner bajan el tono, pero no ceden en la polémica

Los jueces pidieron "mesura" y "respeto" en las opiniones. Defendieron su rol en la reforma procesal. El gobernador volvió a cargar contra "lo viejo que se resiste a morir".
La Corte Suprema de Justicia de la Provincia defendió el rol del Poder Judicial en la reforma penal, pidió "mesura" y "respeto" al gobernador Hermes Binner, y optó por considerar "un episodio aislado", que no obstaculice el diálogo institucional, su invitación a los altos magistrados renuncien, como derivación del caso Fraticelli. Binner, en tanto, aclaró hoy en que no pidió ninguna renuncia, sino que formuló una "opinión". Pero insistió en que el problema de fondo es la resistencia a los cambios (ver aparte).

Después de varios días de autoimpuesto silencio, los ministros de la Corte optaron ayer por la vía formal para responder al primer mandatario santafesino. Y lo hicieron en un documento meticuloso, rigurosamente consensuado, y que no fue canalizado a través de una acordada, sino de una declaración del cuerpo. El Tribunal sostiene con firmeza su postura, aunque bajando el tono a la disputa y considerando al episodio como algo superable en el marco del diálogo.

Aludiendo a "los tiempos que nos toca a todos atravesar", reclaman "prudencia y mesura política" a las autoridades y, por lo mismo, las instan a expresar sus opiniones, más allá "de la firmeza y convicción con que sean expuesta" preservando los límites de "la debida consideración y respeto" que se deben entre sí los poderes del Estado.

En ese marco consideran "preocupantes" las genéricas referencias del gobernador a "una supuesta connivencia o pacto entre el Poder Judicial y referentes políticos", ya que pone "en tela de juicio la independencia de todos los magistrados y contribuye -injustificadamente- a alentar la desconfianza hacia uno de los poderes del Estado, impidiendo discernir responsabilidades concretas" y afectando a magistrados de reconocido mérito y dedicación.

Desproporción

En el mismo orden consideran "desproporcionada" la sugerencia de que determinados jueces deban renunciar, avanzando sobre su libertad de decisión -en causas que, además, son revisables- e ignorando que, salvo las causas constitucionales y legales, "no pueden ser cuestionados por el contenido de sus sentencias".

"Tampoco es posible derivar de una decisión de segunda instancia, recaída en una causa donde está en juego la inocencia o culpabilidad de justiciables -que además, aún se encontraría en trámite, y, por tanto, expuesta a la revisión de órganos jurisdiccionales superiores-, la falta de compromiso de los integrantes de esta Corte y del Poder Judicial en general en el impulso y transformación del sistema procesal penal de nuestra Provincia y del sistema judicial en su conjunto". Al respecto, la Corte remarca su papel impulsor del Plan Estratégico y, con respecto a la reforma penal, que fue el mismo Tribunal quien "debió acudir a sus excepcionales poderes reglamentarios, ante la ausencia de normativa procesal en relación al tema".

Para la Corte, "no se puede ignorar la dedicación y los esfuerzos que viene empeñando este Poder Judicial en los temas de capacitación, mediación, recursos humanos y materiales que, inclusive, se han gestionado conjuntamente con el Poder Ejecutivo, para acompañar decididamente el proceso de transición entre el nuevo y el viejo sistema, todo lo cual pone claramente en evidencia que no sólo no se es refractario al cambio, sino que hay un decidido involucramiento en el mismo".

Finalmente, en su condición de cabeza del Poder Judicial, la Corte expresó que "lejos de incentivar la toma de innecesarias y estériles posiciones enfrentadas, aspira a que las declaraciones periodísticas del señor gobernador de la Provincia hayan constituido un episodio aislado, que seguramente se superará a poco que se retome el camino común en el marco del diálogo institucional siempre mantenido, el que -según lo entiende esta Corte- no es tanto el que se ofrece o se reclama, sino el que se construye cotidianamente".

Comentá la nota