"La Corte de la Argentina es moderna"

"La Corte de la Argentina es moderna"
Benjamin, un juez brasileño que disertó en Tucumán, elogió el tratamiento de los conflictos "hipercolectivos"
Si hay alguien alejado de la figura tradicional del juez apegado a las solemnidades ese parece ser Antonio Herman Benjamin. Con apenas 51 años integra el Superior Tribunal de Justicia de Brasil desde 2006. Si bien la jovialidad que exhibe no le hace perder rigor, anima a sus pares a que jamás pierdan contacto con los requerimientos de la realidad.

"El magistrado no puede estar discutiendo sólo sobre la razonabilidad jurídica o sobre los grandes temas doctrinarios. No debe apartarse de las necesidades de la sociedad, porque la ley fue hecha para resolver los problemas de la gente. A esto hay que estar muy atentos", define en un castellano muy claro, del que se jacta por haberlo aprendido sólo escuchando, según confiesa.

Benjamin, que enseña en la Universidad de Texas, fue una de las figuras de la Primera Jornada Internacional de Derecho Ambiental, que concluyó el viernes. También demostró ser un conocedor de la realidad jurídica argentina.

Bastó la mención de la Corte Suprema de Justicia argentina, para que este catedrático oriundo de Paraiba destacara: "es la más moderna del mundo por el tratamiento que da a conflictos 'hipercolectivos' y de alta complejidad. Esto se debe a un conjunto de factores. En primer lugar, a su actual composición y a que ha sentido la necesidad de romper históricamente con un modelo de Corte que el país rechazaba: el de las conveniencias políticas en vez del interés público. Antes sólo era suprema por el nombre, pero no actuaba como tal, sino como un instrumento más de los poderes Legislativo y Ejecutivo. Entonces, esta combinación de factores hace que sea la más avanzada en el tratamiento de temas como la tortura, los derechos humanos o la protección del medio ambiente".

Explicó que la independencia del Poder Judicial es una lucha constante en todos los países. En Estados Unidos, que tiene una de las Cortes más antiguas del mundo, o en Francia hay problemas de corrupción o de jueces que no cumplen adecuadamente su mandato. Nuestro desafío es que las grandes cuestiones sean tratadas de forma abierta, sin corporativismos.

Comentá la nota