La Corte apunta al organismo que selecciona y sanciona a los jueces

Se trata del Consejo de la Magistratura. La oposición sostiene desde hace tres años que es controlado por el oficialismo. La Corte tratará su situación esta semana y podría expedirse a través de un documento crítico o de un dictamen judicial.
Luego de las vacaciones de invierno extendidas por la epidemia de gripe A, el Poder Judicial de la Nación reanudará oficialmente mañana su actividad y la Corte Suprema tiene previsto tratar la situación del Consejo de la Magistratura, uno de los principales temas de la agenda de la oposición tras la derrota electoral del kirchnerismo.

El Consejo de la Magistratura, el órgano encargado de seleccionar y promover la destitución de los jueces sospechados de mal desempeño en su cargo, será uno de los temas de discusión pasado mañana, en la primera reunión entre los miembros de la Corte tras las vacaciones, según dijeron fuentes del tribunal.

De acuerdo con las fuentes, el máximo tribunal de la Nación podría emitir un documento crítico hacia la actuación del Consejo en los últimos años o bien analizar alguno de los viejos planteos judiciales contra la constitucionalidad de la reforma llevada a cabo hace tres años por el kirchnerismo en el organismo.

El ex presidente Néstor Kirchner, con un proyecto de su esposa, la entonces senadora y ahora Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, logró hace tres años a través del Congreso la reducción del número de miembros del Consejo y el establecimiento de un reparto de cargos que favorece allí al oficialismo de turno.

El Consejo se integra mayoritariamente con legisladores, jueces y abogados, pero el "equilibrio" del que habla la Constitución tras la reforma de 1994 se ha perdido, según la oposición y los estamentos judiciales, en beneficio de los políticos y, especialmente, del Gobierno de turno.

De hecho, con la actual distribución de consejeros, el Gobierno tiene poder de veto para votaciones clave como la suspensión de un juez acusado de mal desempeño en su cargo o para la elaboración de una terna de candidatos para un puesto de juez en la Justicia nacional o federal. Se trata justamente de las dos principales tareas del organismo.

La variante más probable es que el tribunal saque próximamente una "acordada" de sus siete ministros para referirse de manera crítica a la actuación del Consejo en los últimos años. En el máximo tribunal se escuchan cada vez más seguido cuestionamientos hacia las decisiones o la inactividad del organismo.

Pero hay otra variante. Esa es que la Corte desempolve alguno de los varios expedientes judiciales en los que se pide anular la reforma realizada por el kirchnerismo en el Consejo.

Hasta ahora los objetores de la reforma fracasaron en sus planteos, rechazados por los jueces de primera y segunda instancia del fuero Contencioso Administrativo federal. Pero lograron llegar a la Corte, una instancia en la que no sólo funcionan los argumentos jurídicos sino también los tiempos políticos.

En medio del debate de la oposición con el Gobierno sobre la situación del Consejo, el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, visitó el martes el despacho del principal colaborador del matrimonio presidencial, Carlos Zannini, secretario Legal y Técnico de la Presidencia. Allegados a Lorenzetti dijeron que el encuentro tuvo como discusión el levantamiento o no de la feria judicial por la gripe A. Difícil de creer.

El máximo tribunal tiene varios planteos contra la reforma kirchnerista en el Consejo. Algunos de ellos serán rechazados por la falta de legitimación de los interesados, por ejemplo la Asociación por los Derechos Civiles, según dijeron fuentes del tribunal.

Pero otros de los planteos sí serán tratados, aseguraron fuentes de la Corte. Y como ejemplo mencionaron el juicio iniciado por el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. El tema es que esta institución sólo objetó la pérdida de representatividad de los profesionales del Derecho en el organismo y no la reforma kirchnerista en el Consejo en su totalidad.

La Procuración General de la Nación ya se había expedido hace tres años en contra de las objeciones a la reforma kirchnerista, pero a ella aún no le dieron vista desde el máximo tribunal sobre los expedientes más calientes que hoy descansan en el despacho del más veterano juez de la Corte, Carlos Fayt.

Comentá la nota