Cortaron puente para reclamar agua en lotes entregados por el gobierno en julio

Habitantes de los asentamiento Atocha I y II en la zona noroeste de la ciudad cortaron ayer por más de ocho horas el acceso al puente Roberto Romero, por el que se ingresa a los barrios San Lucía, Solís Pizarro, San Rafael y el paraje Atocha, para reclamar por la falta de agua en el sector y exigir la inmediata instalación de grifos públicos.
La protesta se hizo en principio en los dos puentes de acceso a Santa Lucía con quema de cubiertas, pero la ostensible presencia de efectivos de infantería de la policía hizo que levantaran el corte en uno de los puentes.

Los lotes fueron entregados por el gobierno el primero de julio último a través de la subsecretaría de Tierra y Hábitat como parte del programa Comunidad Organizada y con la promesa de que el lunes 6 se iniciarían las obras de demarcación de calles, la red de luz y la instalación de grifos públicos. La calles quedaron demarcadas y enripiadas y se entregó también la segunda etapa, es decir Atocha II, que tiene sólo demarcados los lotes pero sin ripio.

Entre los dos sectores residen 800 familias, Atocha I presenta un aspecto más ordenado y exhibe una marcada dedicación de los habitantes por iniciar la construcción de sus viviendas, algunos lograron instalar casas prefabricadas, otros tienen cimientos y paredes de ladrillo avanzadas, algunos con cercas precarias pero es uno de los pocos lotes entregados por el gobierno que presenta cierto orden dentro de la precariedad con se entregan los terrenos.

Hasta hace pocos días un sector se abastecía de modo precario con una manguera de casi 200 metros de extensión, comprada con el aporte de varios vecinos y conectada al barrio San Rafael. El presidente del centro vecinal de ese barrio se opuso al sistema, hizo una denuncia y cortó el suministro, con el argumento de que la conexión le quitaba presión a su sector.. Desde entonces la falta de agua se agudizó, por la imposibilidad de conseguir en volumen suficiente a través d baldes o bidones para todos los usos domésticos habituales y también para las construcciones.

Ayer durante el corte en el puente de acceso a Santa Lucía, los vecinos de Atocha I y II reclamaron por el hecho de que Tierra y Hábitat los obliga a ocupar los terrenos, con la advertencia de que si ello no ocurre, son entregados a otros postulantes, con lo cual siempre algún miembro de la familia debe estar en el lugar ante el riesgo de alguna denuncia por no ocupar el sitio y algún censo sorpresivo para corroborar la denuncia. Carlos, que vivía en Castañares y se trasladó a ese lugar, se ve a obligado a dejar sus hijos pequeños que alternan esa tarea con la madre para evitar denuncia, para que el lugar esté ocupado y para evitar usurpadores. María, testimonió ante Nuevo Diario ayer que para ayudar a su hijo que trabaja de mozo en un restaurante del centro y no puede cuidar el lote, deja su trabajo de empleada doméstica a las 14 ocupa el terreno y la humilde vivienda."Tuve que sacar a los golpes a una militante que anda en la política que quiso quedarse con el lote" dijo María .

Un grupo de vecinos mantuvo contacto ayer con representantes de Tierra y Hábitat y Aguas del Norte. Anoche se esperaba una respuesta favorable al pedido de instalación de seis grifos públicos. Fuentes del área técnica de Aguas del Norte derivaron la consulta de Nuevo Diario al directorio o área de prensa de la empresa que solo admitía mensajes. Referentes barriales de Atocha I y II dijeron anoche al cierre de esta edición que si no obtenía respuesta favorable repetirían hoy el corte en el puente Roberto Romero.

Comentá la nota