Cortan el convenio con psiquiátricos que facturaban internaciones truchas

El Instituto Autárquico Provincial de Obras Sociales (Iapos) rescindió ayer el convenio prestacional con la Asociación de Clínicas Psiquiátricas de Rosario debido a serias irregularidades detectadas.
La obra social constató que se produjeron internaciones truchas de pacientes y suspendió en forma preventiva a la Clínica Plaza Alberdi como prestador. En función de este escándalo, cortó la intervención de la gerenciadora y de ahora en más, previa auditoría médica y contable, se les pagará directamente a las clínicas prestadoras. Esto implica que se modificó la modalidad de pago y el lunes comenzará una auditoría técnica.

Con el accionar administrativo del Iapos se confirman las sospechas de la Asociación Profesional Policial (Apropol) que derivaron en una denuncia en la fiscalía Nº7 de los Tribunales provinciales. Allí se detallaban maniobras en perjuicio del Iapos con las internaciones psiquiátricas.

En el escrito se presentaron cuatro casos de afiliados al Iapos a los cuales se les había usado su identidad extraída de una base de datos para efectuar facturaciones falsas a cuenta de la obra social estatal.

LaCapital tomó contacto con uno de los casos. Se trató de una mujer que figuraba como internada en la Clínica Plaza Alberdi entre el 1º y el 25 de julio de este año. Sin embargo, su marido negó los hechos y exhibió planillas de la Escuela Nº1.276 donde durante el lapso aludido a su internación, la mujer había firmado su asistencia como no docente a su puesto de trabajo.

Apenas se difundieron los episodios, el director del Iapos, Miguel González, tomó cartas en el asunto y ordenó una auditoría médica, administrativa y contable. Por su parte, el titular de la Asociación de Clínicas Psiquiátricas de Rosario y titular de la Clínica Plaza Alberdi, José Luis Vergini, calificó a la denuncia de "infundada, incorrecta y con falta de fundamentación".

Sin embargo, el Iapos se constituyó primero como querellante en la causa y ayer tomó una serie de medidas puntuales.

Efecto cascada. En primer término, Iapos rescindió el convenio prestacional con la Asociación de Clínicas Psiquiátricas de Rosario, cuya sede de Entre Ríos al 1200 había sido objeto de una pormenorizada auditoría. También se decretó la suspensión preventiva como prestador de la Clínica Plaza Alberdi y el inicio de un sumario administrativo interno para deslindar responsabilidades del propio personal del Iapos. Cabe recordar que en la denuncia se aludió al médico auditor de la Clínica Plaza Alberdi, Fernando González, como quien habría orquestado la maniobra de autorizar internaciones que nunca se realizaron y facturárselas al Iapos. El lunes pasado, un ejército de contadores, abogados y médicos comenzó una auditoría y en función de las pruebas colectadas, todo indica que sería inminente una presentación judicial.

Como si esto fuera poco, el lunes también comienza el trabajo de la auditoría técnica-contable del convenio ya caído, con el objeto de seguir investigando presuntas irregularidades. Una fuente oficial dejó entrever que el caso de la Clínica Plaza Alberdi no sería el único y que habría otros prestadores involucrados en maniobras fraudulentas.

Cambio de modelo. Todo este escándalo causado por las internaciones truchas derivó en una modificación del sistema prestacional. Si hasta ayer la Asociación de Clínicas Psiquiátricas era la gerenciadora del sistema capitado, de ahora en más se le abonará a los sanatorios o clínicas en las que no se han detectado inconvenientes en los pagos adeudados, previa auditoría médica administrativa de la facturación de servicios.

Estos primeros pasos podrían ser la punta de un iceberg en los que se esconden sumas de dinero que hasta ayer las autoridades del Iapos no podían estimar, pero que representaron un perjuicio a la obra social.

Este martes, Apropol convocará a una conferencia de prensa junto a la Asociación del Personal del Iapos y un grupo de jubilados estatales para apoyar la gestión de González en relación al avance de la investigación.

Comentá la nota