Cortaderas: un paraje natural para descansar

Cortaderas: un paraje natural para descansar
El territorio provincial ofrece muchas y variadas posibilidades para combatir el estrés de la vida cotidiana.
El estrés se manifiesta a través de la fatiga física y/o emocional. Es un desorden en el organismo que conlleva a cambios en el humor: depresión y hasta síntomas de enfermedades que en realidad no se padecen. Para combatirlo, los métodos naturales suelen ser una de las mejores opciones y San Luis es una provincia donde abundan estos recursos y Cortaderas ofrece muchos beneficios naturales para evitar el estrés actual.

La localidad, un pequeño pueblo de unos 1000 habitantes, forma parte del Valle del Conlara, al pié de las sierras Comechingones y a sólo 18 kilómetros de Merlo.

Allí se preservan los montes autóctonos y se observan gran variedad de árboles. Hay molles, algarrobos, talas, chañares, quebrachos blancos, jarillas, espinillos, cocos, aguaribayes, palmeras caranday y hierbas medicinales, como la carqueja, peperina, poleo, hierva del pájaro. En un tramo de 9 kilómetros se encuentran cuatro arroyos: Cortaderas, Benítez, San Miguel y La Sepultura.

Villa Elena, es parte de Cortaderas. Fue un terreno de grandes dimensiones que una familia adquirió, hace más de 100 años, para vivir allí y que estos aires hicieran mejorar la salud de su hija. Con el tiempo se fue loteando y hoy hay grandes emprendimientos de servicios y alojamiento.

El arroyo Cortaderas mantiene su curso con agua durante todo el año, en esta época es cálida y cristalina. La imagen agrada más con las grandes piedras de un color rosa y otras con rayas en gris y negro. A su alrededor habita el Rey del Bosque, un pájaro en peligro de extinción, cuyo canto encanta.

Todo queda cerca, permitiéndonos acceder a los servicios necesarios (deliberys, diversión, salud); y a la mano está el cordón montañoso, la vegetación exuberante, el trino de los pájaros de diversos colores, la tranquilidad. Durante todo el año se disfruta de la misma paz, la diferencia es sólo la intensidad del sol. Refrescarse no es un problema, aquí el agua abunda en ríos o vertientes.

Una zona de descanso, un lugar de abstracción donde los sentidos despiertan sensaciones que favorecen nuestra salud. Sí, aquí tan cerca y con grandes beneficios.

Desde Ucrania a San Luis

Abandonaron su tierra por la inseguridad, llegaron a nuestro país y eligieron San Luis hace 6 años, como el mejor lugar para vivir.

Luzmila Balstowich (50), es Ingeniera Civil: “Lo que más nos gusta de aquí es la naturaleza, que tiene su propia energética, que te ayuda muchísimo en la salud. Acá no es costumbre decir por espíritu de naturaleza, pero da resultado en lo que pedís. Esto es una maravilla”.

Alex Balstowich (50), es Arqueólogo y nos cuenta: “En Ucrania teníamos una empresa de construcción y taller de carpintería. Aquí decidimos dedicarnos a las artesanías, hoy se encarga de esta empresa, “Estilo Criollo”, nuestro hijo Sergio (27). Los productos se distribuyen por todo el país. Hemos encarado una nueva empresa familiar “Fiambres de las Sierras” que produce embutidos ahumados (salamines, jamones, pancetas), que ahora están en proceso. Lo importante de esta zona es que quien quiere progresar, progresa. Y quien no quiere, rápido cae. En otro lugar puedes tardar años y años, acá no se por qué pero sale todo más rápido. Es importante trabajar con calidad, cumpliendo en tiempo y en forma.”

Su otra hija, Elena (28) dibuja, hace carteles en madera y grabados. La abuela Isolta es la última de la familia que llegó desde Ucrania y tiene 82 años.

Alex dice que el argentino es muy amable, abierto, y que la mayoría está dispuesta a ayudar.

Comentá la nota