Corrientes resignó $ 9.084 millones desde el 2003.

Entre 2003 y 2007, la provincia resignó 9.084 millones de pesos como consecuencia de haberse desvirtuado la distribución de recursos por parte del gobierno nacional, según un estudio de la Fundación del Tucumán. Además, figura entre las provincias más perjudicadas del Norte Grande.
La Fundación del Tucumán calculó provincia por provincia, la diferencia para cada año, entre el monto que debería percibir cada provincia, si se coparticiparan todos los impuestos, según la Ley 23.548 y el que percibe actualmente.

RegiónNorteGrande.com.ar regionalizó las cifras y obtuvo que el conglomerado de las nueve provincias es el más perjudicado, al resignar en el período estudiado 79.112 millones de pesos.

En la región, Chaco figura a la cabeza de las provincias más perjudicadas y Jujuy la menos perjudicada. En la Patagonia, la provincia más perjudicada fue Río Negro y la menos Santa Cruz. Chaco, con el índice de pobreza más alto (38%) pierde el doble que la Provincia de Buenos Aires, con un 15% de hogares bajo la línea de pobreza y con un ingreso per cápita promedio dos veces superior al de los habitantes de Chaco.

PÉRDIDA DE INGRESOS ENTRE LOS AÑOS 2003 Y 2007:

La Region Norte Grande perdió 79.112 millones de pesos

- Chaco: $ 12.688 millones.

- Santiago del Estero: $ 9.868 millones.

- Formosa: $ 9.734 millones.

- Corrientes: $ 9.084 millones.

- Tucumán: $ 9.004 millones.

- Salta: $ 8.176 millones.

- Misiones: $ 7.630 millones.

- Catamarca: $ 6.681 millones.

- Jujuy: $ 6.247 millones.

La Región Centro resignó 42.031 millones de pesos

- Santa Fe: $ 15.260 millones.

- Córdoba: $ 15.014 millones.

- Entre Ríos: $ 11.757 millones.

La Región Cuyo perdió 23.671 millones de pesos

- San Juan: $ 7.346 millones.

- Mendoza: $ 7.075 millones.

- San Luis: $ 5.710 millones.

- La Rioja: $ 3.540 millones.

La Región Patagónica perdió 12.233 millones de pesos

- Río Negro: $ 4.960 millones.

- Neuquén: $ 3.916 millones.

- Chubut: $ 2.568 millones.

- Santa Cruz: $ 789 millones.

La Región Pampeana resignó 10.081 millones de pesos

- Buenos Aires: $ 5.906 millones.

- La Pampa: $ 4.175 millones.

“Las provincias del Norte Grande en su conjunto, durante estos últimos cinco años, perdieron la impresionante cifra de $ 79.112 millones a valores históricos; mientras que la Provincia de Buenos Aires, con casi el doble de habitantes y con un ingreso per cápita superior, sólo perdió $ 5.906 millones.

La región Centro perdió casi 42.000 millones de pesos. Santa Cruz perdió sólo $ 789 millones. "Es alarmante la situación de Chaco que perdió $ 12.688 millones, o la de Formosa que perdió $ 9.734 millones”, dijo García González.

Chaco, con el índice de pobreza más alto (38%) pierde el doble que la Provincia de Buenos Aires, con un 15% de hogares bajo la línea de pobreza y con un ingreso per cápita promedio dos veces superior al de los habitantes de Chaco.

"El caso de las provincias del Norte Grande es también dramático, ya que el índice de pobreza ronda el 35%, con una pérdida de $ 79.112 millones a valores históricos, más de 13 veces la pérdida de la Provincia de Buenos Aires en el mismo período”, señaló. “En contrapartida -agregó- la Provincia de Buenos Aires, con un porcentaje de hogares bajo la línea de pobreza (2006) del 15%, su pérdida total en el período 2003-2007 fue solamente de $ 5.906 millones.

En su visita a Tartagal efectuada hace unas semanas, la presidenta, Cristina Kirchner, afirmó que en el país hay “muchos Tartagales”, como consecuencia de las grandes diferencias sociales y regionales que hay en la Argentina. La jefa de Estado hizo, casi inconscientemente, una referencia al impacto que produce en distintas zonas, la forma en que se distribuyen e invierten los fondos federales, que aportan los contribuyentes a lo largo y ancho del país.

Desde hace varios años, los gobiernos nacionales han distribuido de manera arbitraria y discrecional la mayor parte de los fondos que corresponden a las Provincias. Apoyados en superpoderes, lo han hecho a través del Presupuesto Nacional y no, como debería ser, por medio de la Coparticipación Federal de Impuestos. Es decir, se distribuyó sobre la base de porcentajes fijos y de forma automática, sin intermediación de ningún tipo.

Buena parte de las provincias ha sufrido restricciones de fondos constantes, lo que las ha llevado a vivir injustas diferencias. Las provincias castigadas fueron llevadas a una menor inversión social, a subejecutar obras públicas y a recurrir a mayores impuestos provinciales. Esto bajó la productividad, la competitividad y el clima de negocios de estos distritos, que entraron en un círculo vicioso de deterioro contínuo.

La FT viene realizando desde 1998 el seguimiento a los fondos que llegan a cada provincia, ya sea por vía de la Coparticipación, Ley 23.548 o, directamente, de la transferencia de recursos por el Presupuesto.

“Al crear -los sucesivos gobiernos nacionales- nuevos gravámenes, que no son coparticipables, como las retenciones a las exportaciones y el impuesto a las transacciones financieras (denominado impuesto al cheque), la importancia relativa de la transferencia del Presupuesto nacional a las provincias ha ido creciendo hasta un valor actual, en el que prácticamente el 70% de los fondos que llega a las provincias vienen de esta forma y no por la vía correcta: la coparticipación, lo que claramente ha pervertido los fundamentos del federalismo al quitarle a las provincias autonomía, autarquía y libertad de gestión”, dijo el presidente de la entidad, José Manuel García González.

El ejecutivo afirmó que sería interesante pensar por un instante que la Argentina es un país federal en serio, que no existen impuestos nacionales no coparticipables, ni superpoderes, ni arbitrariedad, ni discrecionalidad en la distribución de los fondos del Presupuesto nacional, en el que la totalidad de los impuestos de la Nación son coparticipables como por ejemplo, Ganancias.

El ejecutivo cuestionó el discurso oficial respecto de una distribución equitativa de la riqueza. “La ejecución del Presupuesto Nacional que llega a las provincias por distintas vías (pago de sueldos, jubilación nacional, inversión social, infraestructura y otros ítems como ATN o subsidios) distan mucho de beneficiar a las provincias más pobres y de contribuir a la mejora en el nivel de vida de sus habitantes, es decir que haya menos Tartagales", dijo.

Comentá la nota