Corrientes pide "criterio federal" en la distribución de fondos para salud

El ministro de Salud Adolfo Schneider solicitará al Estado nacional el envío de dinero a las provincias del Norte para combatir el brote de Influenza A (H1N1). El funcionario hizo notar que la distribución de esas partidas deben ser urgentes por la carencia de equipamientos hospitalarios para enfrentar la crisis sanitaria.
El ministro de Salud de Corrientes, Adolfo Schneider, pedirá explicaciones sobre el modo en que se distribuirán los mil millones de pesos que serían enviados a las provincias, según lo anunció el ministro de Salud de la Nación, Juan Luis Manzur, en concepto refuerzo de la Atención Primaria para la Salud. El pedido de información se relaciona con el retraso de la llegada un millón de pesos que el Ejecutivo nacional prometió a Corrientes para combatir el brote de Influenza A (H1N1) pero que aún están sin depositarse en las arcas provinciales.

La inquietud será dada a conocer en una junta de la que participarán sus pares de otras jurisdicciones y las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación, esta tarde en Buenos Aires.

El funcionario provincial dio a conocer además que tiene instrucciones de pedir a la Administración Central que se ejecute un criterio federal en distribución del dinero destinado a enfrentar los costos que demanda la lucha contra la pandemia que ataca al país.

El pedido será expresado en la reunión del Consejo Federal de Ministros de Salud, convocado para las 14 de este lunes, en la que los representantes del Norte argentino harán reclamos debido a las mayores necesidades de equipamiento e insumos que tiene esta parte del país respecto a los demás distritos.

El titular del Ministerio correntino especificó que en el encuentro dará a conocer las "medidas estrictas y convenientes para enfrentar la pandemia", que tomó la Provincia, al tiempo que hizo notar la falta de acciones similares en otras jurisdicciones.

El titular de la cartera sanitaria correntina remarcó que "Corrientes fue la primera provincia en suspender las clases, pero además avanzó con el decreto de feria administrativa y licencia para los empleados con patologías asociadas que conforman población de riesgo y también acordó con los públicos y privados el cierre de los espacios donde se aglutina gente para evitar la propagación del virus. Vemos que esto en algunas provincias no sucedió".

El doctor Adolfo Schneider recordó que "no sirve de nada sólo suspender las clases, mientras siguen abiertos los espacios de recreación", razón que llevó a prohibir la apertura de lugares de concurrencia masiva en toda la provincia.

En ese marco el integrante del Gabinete provincial consideró que en el país existió falta de unificación en los criterios para enfrentar el mal conocido como "gripe porcina". Esa falta de coordinación puso en evidencia la ausencia de medidas conjuntas y coordinadas entre los diversos ministerios para enfrentar la enfermedad que según las últimas estadísticas oficiales se cobró ya 55 vidas y se confirmaron 2.409 casos, mientras existe la sospecha de que son más de 100 mil los infectados en todo el territorio argentino.

La preocupación de los funcionarios provinciales respecto a la situación forzó al ministro de Salud, Juan Manzur, a organizar una reunión de ministros de salud de las provincias para unificar el protocolo de tratamiento de la gripe A en el país.

Según Manzur la semana pasada comenzó la distribución de 300 mil tratamientos para los casos de gripe A en las provincias, además anticipó que "entre el martes y el miércoles estaremos en condiciones de dar 500 mil dosis más".

En tanto, desde la provincia de Corrientes todavía reclaman que el Gobierno nacional "adopte un criterio federal en la distribución" que priorice las necesidades de las provincias del Nordeste y Noroeste argentino, que según consignó, "son más carentes que distritos como la Capital Federal, por dar un ejemplo".

Comentá la nota