Corrientes alberga unas 2 mil personas en "situación de calle"

Edificios públicos, parroquias o a la vera del río Paraná, a diario, miles de personas buscan refugios para "pasar la noche". Algunos, inclusive, viven entre las piedras de la barranca de la Costanera. Cáritas apuesta al Programa de Autoconstrucción Asistida de Viviendas.
De día, la ciudad disimula, a la vista de todos, el andar de miles de personas en situación de calle, pero de noche, Corrientes muestra la realidad que golpea fuerte. En las galerías de las parroquias e iglesias, en el acceso a las oficinas públicas o en las puertas de los locales comerciales, miles de personas encuentran un refugio para encender sus sueños y escapar de la realidad que les toca vivir.

Si bien no existe cifra oficial que exponga esta cruda realidad, distintos organismos sociales estiman que, sólo en Capital existen más de dos mil personas en situación de calle. La escasez de empleo y la falta de oportunidades mantienen en esta situación a cientos de familias que viven del mendigueo y las changas para subsistir a diario.

"No tengo oportunidad de encontrar un trabajo estable, ni mucho menos un hogar", expresó Rogelio (58), que, desde hace un largo tiempo, vive a flor de piel el desamparo y la soledad de la calle. Como él, miles de personas no encuentran una salida definitoria a la pobreza extrema.

Otros se sostienen con el recurso que le ofrece el río Paraná y, en ocasiones duras, un pescado sirve de alimento para la familia. "Es el único lugar que encontramos, por ahora nos sirve para sostenernos un tiempo", comentó Carlos, un hombre que prefirió preservar su identidad y el de su familia. Como a miles de personas la fortuna no les sonrió y por ahora se conforman con dormir a los pies de la ciudad en las frías paredes de piedra, debajo del monumento a Las Cautivas en la punta Mitre.

"Cuando hace frío buscamos otro lugar, pero por ahora el tiempo acompaña y acá estamos bien", dijo el hombre que vive junto a su mujer y dos hijos. Es difícil pensar que nadie puede darles una mano, sin embargo, ellos mismos admiten que pocos son los que los escuchan.

"Nos sentimos muchas veces discriminados, por eso no insistimos, preferimos ahora salir por nuestra propia cuenta", manifestó Carlos desde el anonimato. Ellos no son los únicos que viven en estas condiciones. Sólo basta con caminar por la costanera correntina y mirar para abajo, en aquellos huecos, cerca de las piedras o donde comienza la arena, para ver ropas, colchones y algunas carpas.

En diálogo con "época", la presidenta de Cáritas Arquidiocesana, Elena Semhan, manifestó que es enorme la necesidad que viven miles de familias, muchas sin viviendas dignas. "Trabajamos mucho en la detección de casos de personas en situación de calle, pero no podemos hacer mucho por que no contamos con las herramientas necesarias ni un lugar acorde a estas urgencias", dijo la mujer. La institución creada para brindar asistencia, desarrollo y servicio social, intenta hacer frente a la pobreza y la exclusión de miles de correntinos. "Cuando identificamos un caso lo asistimos en todo lo que está a nuestro alcance, pero muchas veces no alcanza", advirtió la mujer.

Cabe destacar que Cáritas actualmente está trabajando en el Programa de Autoconstrucción Asistida de Viviendas, que impulsa junto al Ministerio de Planificación de la Nación. El plan se encuentra en una etapa próxima a la entrega, donde unas 40 familias serán beneficiadas.

"San Lorenzo es la cuarta localidad donde se prevé la entrega de 45 viviendas", dijo Semhan a este medio, refiriendo además que, en la diócesis de Corrientes, se entregaron más de 100 viviendas a familias sin techo propio. "Se construyeron 21 viviendas en Santa Ana, otras 42 en Riachuelo y San Cayetano, 5 en zonas rurales cerca de Empedrado y otras 42 en San Lorenzo", dijo la referente de Cáritas en Corrientes.

Comentá la nota