"No corresponde que haga declaraciones" dijo la jueza de Garantías Susana Calcinelli

La magistrada que quedó en el centro de la polémica por haber liberado al presunto asesino del comerciante Pelayes rechazó hablar del caso y le dijo a LABRUJULANET que "pueden ver el expediente pero no voy a hablar".
La jueza Susana Graciela Calcinelli se negó a hablar públicamente del caso que la colocó en el centro de la polémica luego de conocerse que había liberado a un peligroso delincuente, apenas 24 horas antes de que presuntamente ese mismo sujeto baleara en la cabeza al comerciante Ricardo Pelayes.

Pasadas las 14 horas, la magistrada fue abordada por un periodista de este diario digital cuando se retiraba de su despacho de la primera cuadra de la avenida Colón. Con sus lentes oscuros puestos, la funcionaria tuvo un breve contacto con LBN.

Calcinelli –quien estaba acompañada por un secretario y por su esposo, quien también se desempeña en el Poder Judicial- manifestó que no hablaría con la prensa. "No corresponde que haga declaraciones, gracias" dijo la jueza. Y agregó que "la causa está a tu disposición en mi juzgado".

Mientras en los pasillos de los tribunales locales se debatía si estuvo "bien o mal liberado" el principal sospechoso de haber asesinado empleado del corralón de materiales Lacimen, a la víctima se le practicaba la autopsia en la morgue policial.

Claudio Morales –sindicado como el autor del homicidio- había quedado en libertad el 23 de abril por decisión de la jueza Calcinelli, en el marco de una causa en la que se le imputaba haber cometido un asalto a mano armada en un kiosco de Zapiola y Córdoba.

Luego de que dos testigos del hecho lo reconocieran en rueda de detenidos, el fiscal Eduardo Quirós pidió que Morales quedara tras las rejas por entender que se trataba de un delito no excarcelable ya que la pena mínima en expectativa era de 5 años de prisión por haber robado con un arma de fuego.

La interpretación de Calcinelli fue otra. Aceptó como prueba el reconocimiento de los testigos pero realizó un cambio de calificación legal que posibilitó la liberación de Morales pese a que se lo consideraba autor del asalto.

"Como el arma no se secuestró, no está probado que sea apta para disparar y por ende, poner en riesgo la vida de las víctimas, por eso la calificación es menos grave" resumió un alto funcionario judicial que adhiere a la postura de la jueza.

En cambio, otro magistrado sostuvo que "aunque este tipo (por Morales) no tuviera antecedentes, Calcinelli no estaba obligada a liberarlo, hay otras interpretaciones con respecto al robo con armas pero en este caso está a la vista que optó por dejarlo libre".

Comentá la nota