Corren el piquete en el acceso a Caleta para bloquear Termap

Aunque casi a la totalidad de los obreros de la Fundación Olivia se les depositó el salario pendiente del mes de agosto, igualmente resolvieron continuar bloqueando el acceso norte de esta ciudad, aunque desplazándose hasta el frente de la playa de tanques petroleros de Termap, cuyo portón de ingreso principal también quedó obstruido con la quema de neumáticos.
Los aproximadamente 200 operarios de esta empresa de remediación ambiental y fabricación de adoquines habían iniciado una huelga con piquetes a primera hora del miércoles.

En forma escalonada obstruyeron el paso de camiones compactadores a la planta de tratamiento de residuos urbanos del municipio, para luego manifestarse frente a la playa de tanques petroleros de Terminales Marítimas Patagónicas (Termap), donde destruyeron un vidrio de la oficina de guardia y arrojaron una molotov que dañó mobiliario y computadoras.

De allí, casi al promediar la tarde de esa misma jornada, se desplazaron unos 400 metros hacia el sector norte, hasta la estación de servicio San Carlos para cortar en forma alternativa la ruta nacional 3.

El corte generó perjuicios sociales y económicos, no sólo para una ciudad que se caracteriza por este tipo de medidas de fuerza, sino para otras localidades de la zona sur.

EXIGENCIAS

En la asamblea realizada a mediodía de ayer, los manifestantes resolvieron no levantar la medida de fuerza hasta tanto no se terminara de pagar el salario de unos 30 operarios que, coincidentemente --según manifestaron a Diario Patagónico--, eran de quienes ocupan cargos gremiales o de delegados, además del personal administrativo.

Además, aunque ello se hubiera concretado, también exigían el pago de otra deuda: 180 pesos en concepto de tickets canasta, aunque también peticionan renovar el contrato laboral por otros cinco años.

Lo cierto es que miles de personas que deben utilizar la principal vía terrestre de la Patagonia tuvieron que esperar inicialmente una hora para que se les permitiera continuar viaje, pero por la tarde la situación empeoró y los cortes se tornaron más prolongados. Incluso en ningún momento se permitió el paso de camiones que transportaban combustibles.

ANOCHE SE ESPERABA POSIBLE ARREGLO

Al cierre de esta edición se estableció que el grupo piquetero no había recibido ninguna intimación de la Justicia Federal y por lo tanto quedaban relegadas las especulaciones sobre un desalojo compulsivo por parte de la Policía de Santa Cruz o de Gendarmería.

Por otro lado se dijo que autoridades municipales estaban intercediendo para obtener fondos que permitieran el pago de los salarios faltantes y de los tickets canasta, lo cual posibilitaría que se levantara el piquete, aunque todo ello estaba en el plano de las conjeturas.

Comentá la nota