Corredores inmobiliarios, alertas por el proyecto para regular alquileres

El secretario del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de la Provincia, Gustavo Urcegui, señaló que de prosperar la iniciativa, afectará seriamente a la construcción. Sin embargo, admitió abusos que perjudican a inquilinos
El proyecto de ley para regular los alquileres que se conoció la semana pasada, que recién está en etapa de análisis, rápidamente encendió una luz de alarma en los corredores inmobiliarios. Los intermediarios del negocio sostienen que de concretarse la iniciativa golpeará fuertemente a un mercado que no pasa por su mejor momento.

PUNTAL VILLA MARÍA dialogó con el secretario del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de la Provincia, Gustavo Urcegui, para conocer justamente las reacciones que la iniciativa está generando en la actividad.

El profesional sostuvo que la imposibilidad de fijar el valor de los alquileres entre las partes alejará a inversores y frenará la actividad. De todas maneras, reconoció que en los últimos años hubo abusos en los precios pactados, situación que perjudicó a los inquilinos. Por ese motivo se pronunció a favor de generar medidas que lleven al equilibrio, consensuadas entre todos los actores del sector.

- ¿Qué opinión le merece el proyecto que comenzó a tratarse en el Senado?

- Desde el colegio profesional expresamos una profunda preocupación porque se avanza en diferentes puntos que hacen a las libertades de las personas; nos preocupa que el Estado salga a regular estas cuestiones, porque generalmente lo hace mal. Pero no puedo dejar de ver que en realidad esta intención de regulación por parte del Estado proviene de manejos equivocados que se han venido haciendo desde hace muchos años en relación a los alquileres.

- ¿En qué sentido?

- Concretamente me refiero a que muchas personas, lamentablemente han manejado el mercado inmobiliario no desde una óptica de un profesional que brinda un servicio, sino desde la óptica de un comerciante; mientras más ganemos mejor es. Entonces ante esa situación el Estado sale a regular y lo hace de una manera que evidentemente afecta de hecho libertades de diferentes grupos.

- ¿Desde el Colegio reconocen abusos en los valores de los alquileres?

- Han existido abusos. Nosotros hace años, prácticamente una decena, que venimos hablando y pidiendo que en el mercado realmente se regule la oferta y la demanda. La oferta ha sido escasa, la demanda muy amplia, y en lugar de tratar de adaptar los valores a lo que la gente realmente tiene que pagar, un grupo de comerciantes entró en lo que plantearon como necesidad de ganar mucho dinero. Esto, evidentemente, afectó a los inquilinos, que en algunos casos no pueden llegar a pagar el monto de alquiler que se les pide. Nosotros desde este Colegio profesional cuando comenzó este famoso boom inmobiliario dijimos que estábamos ante una burbuja inmobiliaria, y las burbujas en algún momento estallan. Los estallidos se han producido, no sólo en la Argentina sino en el mundo.

- Entonces algo había que hacer...

- Pero actuando con sensatez, con las partes sentadas a una mesa viendo de qué manera se soluciona un inconveniente que es real y muy serio. El punto es que el proyecto avanza de manera tremenda sobre ciertos aspectos de la actividad inmobiliaria; nosotros vemos que a partir de él se puede plantear que no haya inversiones en construcción y que esto pase a manos del Estado.

- ¿Cree que se dará esa situación?

- Uno de los artículos habla de la posibilidad que el Estado tenga a su cargo la construcción y adquisición, por compra o expropiación, de viviendas para alquilar. Más adelante llega al punto que dice que se van a formar comisiones, incluso en cada ciudad del interior, manejadas por diferentes personas. Es sumamente delicado. Lo vemos con muchísima preocupación.

- Usted dice que las inversiones se pueden caer en un momento complejo para el sector.

- La construcción ha venido cayendo, respondiendo a la situación económica general, y con esto se puede llegar a poner mucho más grave. Acá la cuestión es mucho más simple. Creemos que hay que buscar el punto de equilibrio entre el inquilino y el propietario. Que el propietario tenga derecho a mantener el capital y obtener la ganancia que le corresponde. Y lo principal es que el inquilino tenga un monto de alquiler que lo pueda pagar, porque de lo contrario se entra en problemas de difícil solución. En este proyecto de ley nos están diciendo que el precio del alquiler no podrá superar la 150ava parte de la valuación fiscal. Para hacer números simples, si la casa tiene una valuación fiscal baja, los montos de alquiler serían irrisorios.

- Pero se puede solicitar un revalúo.

- Sí, que será respondido en el término de 90 días. Y aquí entra otra duda, ya que cuando tengamos la nueva valuación fiscal el Estado cobrará sus impuestos y tasas de acuerdo a ella. Con esto le estamos incrementando la presión tributaria al propietario del inmueble.

- ¿Puede suceder que algunos propietarios decidan sacar los inmuebles en alquiler?

- Eso ya ha ocurrido en este país. Para quienes tenemos algunos años, esto no es nuevo. Por el año ‘50 esto sucedió y en 1974 volvió a ocurrir. La retracción del mercado para alquilar viviendas puede llegar a ser total y absoluta.

- ¿Qué perspectivas tiene en cuanto a la evolución del proyecto?

- El Colegio ha hecho presentaciones, hemos hablado del tema. No sé cómo seguirá, pero lo que nosotros planteamos principalmente es que hay que buscar un punto de equilibrio. Es necesario sentarse a una mesa y actuar con sensatez. Las medidas que responden a ciertos movimientos no sirven, sino que tienen que responder a las necesidades de la sociedad y no de grupos determinados. Si el problema es la falta de viviendas creo que el Estado puede actuar sobre el tema y construir todas las viviendas que crea necesarias, viviendas que la gente pueda pagar y efectivamente las pague, porque hoy muchas veces se construyen viviendas para regalar.

Comentá la nota